En distintos puntos de venta de la provincia se barajan precios que casi alcanzan las cuatro cifras. Desde el sector advierten que “el valor de la carne ya no está al alcance del consumidor”

La inflación impacta con fuerza en el bolsillo de los consumidores y causa estragos en la economía familiar. En este contexto, el kilo de carne de algunos cortes premium ya ronda los 1.000 pesos en distintos puntos de venta de las principales ciudades de Misiones.

PRIMERA EDICIÓN realizó una recorrida para conocer a cuánto se cotiza este alimento que forma parte de la canasta básica de los misioneros.

En el sector carnicería de un popular supermercado de la capital, el kilogramo de peceto se vende a 860 pesos, la bola de lomo con hueso a 665 pesos, el bife cortado a 690 pesos, el matambre a 749 pesos, el vacío a 749 pesos, aguja a 545 pesos, costilla a 720 pesos y falda parrillera a 585 pesos.

Consultado al respecto, el empresario cárnico de Posadas, Abel Motte, explicó a este Diario que “los precios se vienen manteniendo en los últimos meses”.

De principio de mes a la fecha, tuvimos un incremento en los costos en las medias reses del 3%, no del 30% que se habla. Si hubiesen aumentado lo que se dice, un kilo de pulpa estaría más de mil pesos”, detalló.

Asimismo, precisó en las carnicerías que posee en la ciudad hoy “una nalga de novillito está 655 pesos, el cuadril sin hueso 630 pesos, el lomito 800 pesos, la tira de asado entre 690 y 700 pesos lo que es ternero o novillito”.

“Después tenés novillo pesado que ya tiene otro precio distinto y ronda los 400 pesos por manta”, agregó. A todo esto, precisó que las variaciones de precios que se dan entre los distintos puntos de venta “son políticas de trabajo”.

“Hay empresas, como la nuestra, que buscan la rentabilidad en el volumen de las ventas, así que si uno tiene que marcar un porcentaje a un criterio de mayor escala, este puede llegar a bajar”, observó Motte.

Pero, también considero que “hay que ver la calidad del tipo de carne que compran”.

“Yo estaría comprando un ternero de Buenos Aires y estaría pagando un 30% más caro que otros. Entonces hay que ver quién es el proveedor, no es sólo una cuestión de criterio, también hay que ver quiénes lo abastecen, cómo compran y cómo pagan. No es el mismo costo para el que tiene una gran cadena de supermercados que para un carnicero de barrio que baja dos medias reses cada dos días”, apuntó.

A todo esto, indicó dos problemas “muy serios” que se enfrentan en materia de precios y futuros incrementos.

“En este momento tenemos dos problemas: por un lado el valor de la carne que no está al alcance del consumidor y por lo tanto está restringiendo mucho la demanda. Y por otro, muchas empresas están trabajando por debajo del costo, sobre todo los que hacen feedlot”, apuntó.

En Oberá

El precio de cortes de carne en Oberá ofrece un amplio abanico. La búsqueda de consumidores apunta en la actualidad a mejores precios, dejando de lado la creencia de que a mayor costo, mayor calidad.

El corte de pulpa para bife va desde los 580 pesos a los 804 pesos por kilo. La tira de asado se puede conseguir por 450 pesos el kilogramo y hasta 750 pesos, mientras que en lugares específicos llega a los 850.

El vacío,a su vez, ofrece el menor rango de precios, entre 600 y 800 pesos por kilo. Otro corte apreciado es el lomo, que va de los 700 pesos a los casi mil. El kilo de matambre se puede comprar desde 500 pesos el kilo y hasta los 850 pesos.

La colita de cuadril se puede encontrar a 600 pesos, como así también a 650 y hasta los 850 pesos.

Según explicó a este Diario el propietario de Abasto y Embutidos Cabral, en el Mercado Concentrador Zonal, allí “se ofrecen accesibles combos con varios cortes que tienen mucha salida”. Manifestaron que en el lugar “se prioriza la producción local”.

Por ejemplo, el kilo de nalga cuesta 523 pesos, costilla 395 pesos, vacío 484 pesos, lomito 544 pesos, matambre 420 pesos y colita de cuadril 396 pesos. “La gente busca lo más económico”, afirmó.

Apóstoles y El Soberbio

En uno de los supermercados de la ciudad de Apóstoles se puede conseguir el kilogramo de bife ancho a 617 pesos, la costilla a 827,60 pesos y la tira de asado a 693,05 pesos.

En tanto que en una carnicería tradicional de la localidad el kilogramo de vacío y la costilla de novillo cuestan 450 pesos, el bife 410 pesos, el matambre y la pulpa 550 pesos.

Los cortes de ternera en la Capital Nacional de la Yerba Mate se cotizan a 660 pesos el vacío, a 699 pesos la costilla, a600 pesos el matambre y a 700 pesos el bife.

Por otra parte, en un popular supermercado del centro de la localidad de El Soberbio se vende el kilo de vacío a 690 pesos, el roast beef a 720 pesos, el lomo a 840 pesos, el matambre 569 pesos, la colita de cuadril 645 pesos, y el bife a 756 pesos.

primera edición