Siguen las causas por los crímenes cometidos entre 1975 y 1983, etapa que el gobierno de facto denominó “Proceso de Reorganización Nacional”

La Justicia ya lleva más de 1.000 condenas a represores por los crímenes cometidos durante la última dictadura militar entre 1975 y 1983, etapa que el gobierno militar de facto denominó “Proceso de Reorganización Militar”.

El dato surge de un informe de la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad, que consignó que hasta fines del año pasado habían sido imputadas 3.448 personas y se habían dictado 250 sentencias, en las que resultaron condenadas 1.013 personas (276 de ellas con al menos un fallo firme) y absueltas 164.

Del total de investigados, 904 fallecieron en los años de procesos, de los que 692 lo hicieron antes de obtener sentencia y 212 tras ser condenados o absueltos.

A la vez, 25 personas acusadas de crímenes de lesa humanidad están prófugas y su captura tiene precio: el Estado ofrece el pago de recompensas de entre 500.00 y 1 millón de pesos (de 5.600 a 11.200 dólares).

El camino hacia la verdad y la justicia se abrió a partir del Juicio a las Juntas militares en 1985, que condenó a la plana mayor de la dictadura.

Hoy se cumplen 45 años de aquel Golpe de Estado y distintas organizaciones sociales se preparan para volver a decir “Nunca Más”.

primera edición