Se trata de Nolberto Osvaldo Soria (33), quien está desaparecido desde hace más de un año. Por un problema de adicciones viajó desde Tucumán a Buenos Aires con una iglesia que de ahí lo llevaría a Misiones, según indicó su familia.

Nolberto Osvaldo Soria (33), cuyo apodo es “Coco”, es un tucumano que desapareció hace más de un año. Su familia cree que viajó a la provincia de Buenos Aires y luego a suelo misionero, y que luego no se supo más de su paradero y condición.

Mi hermano se fue en marzo del año pasado. Lo último que supimos es que por su problema de adicciones lo llevaba la gente de una iglesia a Buenos Aires y que de ahí después lo llevaban a Misiones. Hace un año no sabemos nada de él, se ha ido y jamás se comunicó con nosotros. Hemos publicado en la red social Facebook que si alguien sabía algo de él que se comunique”, cuenta Noemí desde su casa en Banda del Río Salí (provincia de Tucumán) de donde es oriundo Nolberto.

Él andaba siempre en la calle, le gustaba salir a pedir, iba y venía. Él se sabe ir cuando se ve mal, pero siempre se comunica con nosotros… Eso nos ha parecido raro”, afirmó su hermana en las últimas horas a los diarios tucumanos.

El hombre tiene una cicatriz en el cuello producto de un accidente de tránsito, indicaron sus parientes. En ese sentido se supo que la familia del desaparecido publicó ayer en medios de prensa de Tucumán su teléfono, por si alguien vio a Nolberto y sabe algo del paradero: 3813910919

primera edición