El interrogante surge luego de que un zoológico de Estados Unidos inmunizara a su población, y después de que algunos orangutanes dieran positivo en enero pasado

Algunos coronavirus que infectan a los animales se pueden transmitir a las personas y luego entre las personas, pero esto es poco frecuente. Esto es lo que sucedió con el SARS-CoV-2, que -por lo que se sabe a la fecha- se puede haber originado en murciélagos. Las primeras infecciones notificadas estuvieron vinculadas a un mercado de animales vivos, pero el virus ahora está propagándose de persona a persona. Por el momento no existe evidencia de que los animales tengan un papel importante en la propagación del virus que causa el COVID-19. Con base en la información limitada disponible hasta la fecha, el riesgo de que los animales transmitan el COVID-19 a las personas se considera bajo. Aún se esperan más estudios para comprender si diferentes animales podrían resultar afectados por el nuevo coronavirus y de qué manera.

Al parecer en algunas situaciones las personas pueden transmitirlo a los animales, especialmente luego de estar en contacto cercano con una persona con COVID-19. Sabemos que los gatos, perros y algunos otros mamíferos pueden ser infectados por el SARS-CoV-2, pero aún no conocemos la totalidad de los animales que pueden infectarse. Se ha reportado la existencia de animales que fueron infectados por el virus en todo el mundo.

Varios animales en zoológicos han dado positivo en la prueba de detección del SARS-CoV-2, entre ellos felinos grandes y simios. Varios leones y tigres ícono de sitio externo en un zoológico de Nueva York, un puma en Sudáfrica, tigres en un zoológico de Tennessee, leopardos de las nieves en un zoológico de Kentucky y gorilas en un zoológico de California dieron positivo para el SARS-CoV-2 después de presentar signos de enfermedad. Un puma y un tigre en un establecimiento de exhibición de animales silvestres en Texas también dieron positivo para el SARS-CoV-2. Se sospecha que estos animales se enfermaron después de haber estado expuestos a empleados con COVID-19, a pesar de que el personal toma las medidas de precaución correspondientes contra el COVID-19.

El SARS-CoV-2 se habría originado en murciélagos (Shutterstock)El SARS-CoV-2 se habría originado en murciélagos (Shutterstock)

Una vacuna animal

Sin embargo, aún frente a un saber no muy extendido, algunos profesionales del mundo animal están promoviendo la posibilidad de inmunizarlos. Este es el caso de un centro en Estados Unidos. Nueve grandes simios del Zoo de San Diego fueron los primeros primates no humanos en recibir la vacuna experimental COVID-19, según informaron el jueves los responsables del Zoo. De esta manera, la vacuna contra el coronavirus se probó por primera vez en una especie animal.

Las autoridades tomaron medidas después de que 8 gorilas dieron positivos por COVID-19 en el zoológico de San Diego en enero.

Hasta ahora se había vacunado a cuatro orangutanes y cinco bonobos, y el Zoo tiene previsto inmunizar a otros tres bonobos y un gorila posteriormente. Estas especies, junto con los chimpancés, son los primos más cercanos a los seres humanos, lo que los pone en riesgo de contraer un virus que se ha propagado rápidamente de persona a persona.

A mediados de enero, el Safari Park informó que población de ocho gorilas había contraído el COVID-19 tras exponerse a un cuidador que tenía el virus, aunque el empleado no tenía síntomas y llevaba equipo de protección.

Mientras que los animales se encuentran en proceso de recuperación, los veterinarios también aplicaron la vacuna de COVID-19 a gorilas, orangután, chimpancés y otros mamíferos que viven en familias.

Eso nos hizo darnos cuenta de que nuestros otros simios estaban en peligro -dijo Nadine Lamberski, jefa de conservación y salud de la fauna silvestre de la San Diego Zoo Wildlife Alliance-.Queríamos hacer todo lo posible para protegerlos de este virus porque no sabemos realmente cómo les va a afectar. Las enfermedades entre animales se propagan rápidamente y los procesos de recuperación son demasiado dolorosos. Los animales vacunados no han mostrado ningún síntoma hasta el momento. También están en muy buenas condiciones”.

8 gorilas dieron positivos por COVID-19 en el zoológico de San Diego en enero (Ken Bohn/San Diego Zoo Global/REUTERS)8 gorilas dieron positivos por COVID-19 en el zoológico de San Diego en enero (Ken Bohn/San Diego Zoo Global/REUTERS)

Dilemas vacunatorios

Muchos de los veterinarios del Zoo y otros miembros del personal que trabajan con animales ya fueron vacunados contra el coronavirus, pero no era esa la situación en enero. Ahora, en contacto con Zoetis, una empresa de salud animal que antes formaba parte de Pfizer, está desarrollando una vacuna que despierta la inmunidad contra el coronavirus mediante la entrega de una parte de la proteína de superficie que el virus utiliza para agarrarse a las células e infectarlas. Este es el mismo enfoque que Novavax está utilizando en una vacuna humana contra el COVID-19 que podría ser autorizada para su uso en los Estados Unidos en los próximos meses.

Zoetis había estado probando su vacuna en visones, gatos y perros, y tenía unas 27 dosis de sobra. No estaban autorizadas para su uso en personas. Así que el zoológico decidió utilizarlas en sus simios, calculando que los peligros de utilizar una vacuna que no había sido probada en primates eran superados por el riesgo de que los animales contrajeran COVID-19.

El zoólogo de UC San Diego Pascal Gagneux, experto en la evolución de los primates, cree que fue una decisión acertada. “Tiene bastante sentido. Estos animales son increíblemente valiosos. “Hay un número muy finito de grandes simios en cautiverio”, dijo. Gagneux afirma que hay menos de 200 bonobos en los zoológicos de todo el mundo, y que la especie está más estrechamente relacionada con las personas que con los gorilas, lo que subraya su potencial vulnerabilidad al COVID-19.

El personal del zoológico inoculó a los simios entre finales de enero y principios de febrero dos dosis de la vacuna de Zoetis, con tres semanas de diferencia. Fueron inyecciones voluntarias. En otras palabras, los animales tuvieron que sentarse voluntariamente, quedarse quietos y dejar que un cuidador del zoo les pinchara con una aguja.

Un estudio realizado por investigadores chinos determinó que al menos 44 mamíferos son susceptibles a infectase por el virus SARS-CoV-2 (Shutterstock)Un estudio realizado por investigadores chinos determinó que al menos 44 mamíferos son susceptibles a infectase por el virus SARS-CoV-2 (Shutterstock)

Al afirmar que las vacunas no se desarrollaron para una especie específica sino para luchar contra los patógenos en el cuerpo, Lamberski dijo que “no hay ningún daño en el uso de las mismas dosis entre especies”. También señaló que “el uso de las vacunas contra la influenza y el sarampión desarrolladas para humanos en los monos también es bastante común”.

Sin embargo, algunos de los simios más jóvenes y enérgicos no se han mostrado muy dispuestos a recibir sus vacunas. El personal volverá a intentarlo cuando los animales estén más cómodos, en lugar de arriesgarse a que se produzcan complicaciones por anestesiarlos.

El zoo informó que mayoría de los animales no han tenido efectos secundarios visibles. Uno o dos, sin embargo, se han frotado la cabeza o la zona alrededor de donde recibieron la inyección.

Es difícil saber con certeza si esos comportamientos tienen alguna relación con la inyección, pero un poco de dolor y picor alrededor del lugar de la inyección es un efecto secundario común de la vacuna.

infobae