El flamante presidente culé, Joan Laporta, buscará seducir al astro argentino con la llegada de grandes futbolistas

Joan Laporta se convirtió en el nuevo presidente del Barcelona. El ex titular del club, que comandó a la institución en la época más gloriosa del primer equipo culé, ganó con más del 50 por ciento de los votos y será el encargado de intentar seducir a Lionel Messi para que el astro argentino no se mude a otro país y se mantenga en la ciudad que lo vio transformarse en el mejor futbolista del mundo.

A la espera de lo que sucederá en el partido de vuelta por la serie de octavos de final de la Champions League ante el París Saint Germain, equipo que logró un resonante triunfo en el Camp Nou por 4-1 con un deslumbrante Kylian Mbappé, la nueva directiva estaría analizando qué futbolistas podría sumar al hoy plantel que dirige el neerlandés Ronald Koeman de cara a la próxima temporada. Hay una línea clara: futbolistas de élite que podrían llegar libres al club teniendo en cuenta la delicada situación financiera que encontró Laporta en su desembarco.

Una de las grandes falencias que mostró la nueva versión del Barcelona fue en el bajo poder de fuego en el ataque. Con la salida de Luis Suárez, que dejó el club blaugrana en medio de un conflicto con el ex presidente Josep Maria Bartomeu y se fue a jugar al Atlético Madrid del Cholo Simoene, el conjunto perdió a su máximo goleador.

El atacante uruguayo no pudo ser reemplazado en la red ni por Antonie Griezmann ni por el danés Martin Braithwaite que heredó la dorsal 9, es por eso que Laporta intentará sumar a un viejo amigo de Messi. Según indicó el periódico inglés Daily MailSergio Agüeroque en poco más de tres meses finalizará su contrato con el Manchester City, es una opción viable para sumar al plantel porque llegaría en condición de libre y no se debería abonar una importante suma para comprar su ficha. Es más, las especulaciones indican que en las últimas horas la flamante directiva le acercaría una propuesta formal para comenzar las charlas de manera oficial.

¿Se sumára el Kun Agüero al Barcelona de su amigo Messi? (Reuters)¿Se sumára el Kun Agüero al Barcelona de su amigo Messi? (Reuters)

En el mismo sentido, uno de los jugadores del actual plantel de los Ciudadanos ya tiene un pie y medio en Barcelona. Es más, hasta el propio Pep Guardiola ya dio indicios que el defensor Eric García volverá a ponerse la casaca blaugrana para la campaña 2021-2022. Hace una semana, el entrenador español explicó el escenario que vive el joven de 20 años y por lo cual no pudo convocar para el clásico ante el United.

“No ha podido entrar en la convocatoria y me rompe el corazón porque no se lo merece. Creo que va a jugar en el Camp Nou. El Barça no compra futbolistas normales, y él es un perfil de alto nivel”, sentenció el DT del City en relación al marcador central que se formó en La Masía y luego se marchó a Inglaterra para tener su estreno como futbolista profesional.

Si de defensores se habla, uno de los jugadores más pretendidos por las grandes potencias es el austriaco de ascendencia filipino-nigeriana que juega como defensa en el Bayern MúnichDavid Alaba. El potente defensor de 28 años atraviesa una situación similar a la de Agüero: en junio próximo quedará libre y ya anunció que no continuará en el conjunto alemán que viene de ganar el sextete entre competencia local y los títulos en la Champions League y el Mundial de clubes.

Eric García, el defensor que se sumará al Barcelona (Retuers)Eric García, el defensor que se sumará al Barcelona (Retuers)

Según indicó en las últimas horas el medio alemán Bild Sport, la opción de jugar en el Barcelona para Alaba es muy seductora. Es más, el diario catalán Sport fue más allá e indicó que el representante del futbolista, Pini Zahavi, tiene una estrecha relación con Laporta y que se reunieron antes de las elecciones del pasado domingo para avanzar en la llegada del defensor.

Otro nombre que aparecería en el radar del Barcelona para juntarlo con Messi sería el joven goleador mejor cotizado de todo el continente europeo. Según contaron en el programa deportivo El Chiringuito, el nuevo presidente intentará contratar al noruego Erling Haaland“Tu le haces una oferta a Messi y le dices que va a cobrar la mitad, pero que le vas a traer a Halland…. Si lo digo es por algo”, dijo el periodista catalán Jota Jordi.

Con sólo 20 años, el atacante que llegó al Borussia Dortmund en la temporada 2019-2020, con su último doblete ante el Sevilla en la clasificación a los cuartos de final de la Champions League, ya anotó la impresionante marca de 47 goles en 47 presentaciones con el equipo alemán. Codiciado por el Real Madrid, Laporta debería pensar que para quedarse con los derechos de Haaland deberá abonar una suma superior a la de 100 millones de euros. Esta debería ser su gran inversión y le demandaría una ingeniería financiera especial para poder sortear todas las complicaciones económicas que tiene la tesorería blaugrana. Tampoco hay que descartar en el ataque al neerlandés Memphis Depay (27 años), que estuvo cerca de arribar al club en el último mercado y que también queda libre a mediados del año tras finalizar su contrato con Lyon.

David Alaba contra Erling Braut Haaland, dos grandes jugadores de la Bundesliga que podría sumarse al equipo culé (Reuters)David Alaba contra Erling Braut Haaland, dos grandes jugadores de la Bundesliga que podría sumarse al equipo culé (Reuters)

Por último, aparece en carpeta Georginio Wijnaldum, el volante de 30 años que actúa en el Liverpool y que también quedará libre a mitad de año. Según informó catalán Mundo Deportivo, el Barça lo sigue desde hace tiempo y el propio Koeman lo dirigió durante su etapa como seleccionador de los Países Bajos. “No hay novedades”, afirmó sobre su horizonte el futbolista, aunque admitió que sería “realmente difícil” para él dejar el club inglés después de cinco años.

Mientras se define el presente, Laporta ya sueña con el futuro Barcelona. Uno que sí o sí tiene que tener a Messi con la cinta de capitán y la número 10, pero rodeado por grandes jugadores que buscarán devolverle el éxito deportivo a un conjunto que en los últimos tiempos no logró convencer a propios y extraños.