Se trata de un joven misionero de 26 años que fue aprehendido esta mañana por la Policía de Corrientes en esta provincia.

Un joven misionero de 26 años fue aprehendido esta mañana por la policía de Corrientes en esta provincia.

Se sospecha que se trata del presunto cómplice del joven colombiano detenido por la muerte de un compatriota hace unos días en Posadas.

Pericias de luminol en la casa del prestamista

Durante la tarde y noche de ayer, peritos de Policía Científica y Cibercrimen, volvieron al departamento de la calle 66 de la chacra 103, en el barrio Yacyretá, para ampliar las pericias en el inmueble donde el sábado cerca de la medianoche fue hallado ultimado a puñaladas Diego Gustavo Rojas Gallego, prestamista y comerciante colombiano de 32 años.

A la par de estos procedimientos encabezados por el juez de Instrucción 7, Miguel Mattos, fuentes de la pesquisa confiaron a PRIMERA EDICIÓN que el segundo sospechoso de participar en el homicidio está identificado y lo buscan en Corrientes, donde tendría residencia y acompañó el sábado a Posadas a un colombiano de 25 años, ya detenido y quien habría pergeñado el crimen para robarle y “ajustar cuentas” con Rojas Gallego robándole el dinero que tenía guardado en el domicilio mencionado.

La primera se logró durante la madrugada del martes durante tres procedimientos realizados la chacra 102, donde también fue secuestrada la motocicleta Honda Titán 150 de la víctima, que se la robaron para escapar del departamento tras las 16 estocadas en el pecho.

La expectativa para esta mañana en torno al caso, estará en la posibilidad de que el único detenido declare ante el juez Mattos. Hasta el momento se lo imputa provisoriamente como partícipe en “homicidio en ocasión de robo”. Pero entre los agravantes que podrían surgirle a su situación procesal se baraja que el crimen fuera cometido para borrar o tapar el hurto de 70 mil pesos.

Anoche se habrían recogido otras muestras de sangre en el departamento B de calle 66 donde alquilaba Rojas Gallego.

La Policía Científica intentará ahora determinar si corresponden a sangre del detenido. La presunción apunta que al ser atrapado se le detectó una herida cortante en una mano.

primera edición