Durante la madrugada de este martes, y tras un trabajo de investigación exhaustiva que se extendió durante veinte días, la Sección “Puerto Rico” del Escuadrón 11 “San Ignacio” de la Gendarmería Nacional logró hallar y decomisar más de 4.200 kilogramos de marihuana a granel que se encontraban acopiados en Misiones y dispuestos para su comercialización en el país.

El operativo fue realizado en base al trabajo de investigación criminal que Sabina Frederic ha ordenado a las Fuerzas de Seguridad Federales para neutralizar el tráfico de drogas ilegales en el país. La intensificación de las investigaciones criminales y los controles en puntos estratégicos definidos entre la cartera de Seguridad de la Nación y las cuatro fuerzas federales han permitido que durante 2020 se incrementen los decomisos de grandes cargamentos de estupefacientes, sobre todo en la etapa previa a su distribución. De este modo, los decomisos logrados en esta instancia del circuito del delito complejo (en este caso, nuevamente por la Gendarmería Nacional), posibilita avanzar al Poder Judicial en su trabajo de investigación hacia los eslabones más altos de las organizaciones criminales que encabezan el tráfico de drogas.

El despliegue realizado por las y los trabajadores de la Gendarmería se extendió por caminos y rutas secundarias que unen la ruta nacional 12 y 14 y abarcó el patrullaje coordinado entre el personal de la Sección “Puerto Rico” y la Unidad de Investigaciones de Delitos Complejos y Procedimientos Judiciales “Misiones”. El operativo de las y los trabajadores de la fuerza que conduce Andrés Severino, se desarrolló sobre las Rutas Provinciales Nº 211; 220 y 223, así como por caminos vecinales hasta dar con el lugar exacto de acopio de la marihuana.

Según avanzó la investigación de campo, en cercanías a Garuhapé quienes patrullaron la ruta provincial 220 identificaron huellas de un vehículo de gran porte que marcaba un camino hacia una zona de malezas y difícil circulación. Tras seguir esta pista, las y los miembros de la GNA detectaron, escondidas bajo una enorme lona, 191 bultos de diferentes tamaños que se encontraban apilados y que en su interior contenían “ladrillos” con la forma de empaquetado y el olor característico de la marihuana.

Inmediatamente, se puso en conocimiento de la situación a la Fiscalía Federal de Oberá, la cual ordenó que se iniciaran las acciones preliminares bajo las especificaciones procedimentales correspondientes. A su vez, se solicitó el apoyo al Núcleo del Escuadrón 11 “San Ignacio” de modo de realizar un operativo cerrojo para ampliar el rastrillaje de la zona en busca de otros posibles cargamentos de droga, así como para la detección de quienes lo habían dejado allí.

A su vez, la Fiscalía ordenó al personal de Criminalística y Estudios Forenses de la Sección “Puerto Rico” que realizara la prueba de narcotest, la cual arrojó positivo para marihuana. Tras ello, la autoridad judicial ordenó el traslado del estupefaciente para finiquitar el conteo de los paquetes y establecer el peso exacto de la droga secuestrada.

revista códigos