Ocurrió minutos después del mediodía en la localidad de Puerto Rico. Un joven de 26 años terminó con un golpe en la cabeza y apuntó a los uniformados. Luego de ir al hospital, quedó detenido.

 

Una patrulla de Gendarmería llegó a un domicilio del barrio Santa Rita en donde tenían el dato que presuntamente se comercializaba cigarrillos ilegales. Vecinos recibieron con piedras a los uniformados y destrozaron los vidrios de al menos una camioneta.

Un joven, aparentemente el dueño del inmueble al cual querían ingresar, manifestó ser agredido por uno de los efectivos de gendarmería que fueron a su domicilio del barrio Santa Rita de Puerto Rico, supuestamente porque en ese lugar vendían o estaban por cargar cigarrillos en el auto de un cliente. Familiares y conocidos respondieron con agresiones y de acuerdo a fuentes consultadas, no encontraron un solo paquete ni nada irregular.

Desde la fuerza oficialmente aún no reportaron el caso y los videos de los diferentes momentos del hecho se viralizaron por redes sociales. Por lo pronto hay un detenido y no descartan más detenciones por la causa de “daños y resistencia a la autoridad”.

primera edición