El director de la institución de Villa Bonita lamentó lo ocurrido que perjudicó el edificio y recursos. El hecho de pura maldad todavía no tiene culpables

La Escuela 933 del barrio Evita de Villa Bonita, en Campo Ramón, sufrió el ataque de inadaptados a fines de enero y quedó en malas condiciones de cara al ciclo lectivo 2021.

 

El director Eugenio Montenegro lamentó el hecho de maldad pura que perjudicó considerablemente el edificio y recursos, como materiales didácticos. 

“Rompieron todos los picaportes, destruyeron el Nivel Inicial con sus materiales didácticos. Dañaron silla, mesas, los vidrios de ventanas, la verdad una tristeza”, expresó el directivo.

Según Montenegro con el personal de maestranza trabajaron para que todo esté en condiciones de cara al 22 de febrero venidero en que deben presentarse los docentes e inclusive pensando en la presencialidad mixta que tendría el nuevo año escolar. “Incluso teníamos materiales de construcción, para refacciones. Hierros que son costosos y que seguramente alguien compró. Hasta hicieron un agujero en el tanque de agua, que ya no sirve más”, detalló.

La institución posee una matrícula de 270 alumnos. “Creemos que solo fue por hacer daño. La denuncia fue radicada el 30 de enero, incluso hablé con el jefe de la Unidad Regional II. Imaginamos que ingresaron el día anterior, es decir el 29. Hubo algunos demorados, pero todos menores. Honestamente no sé cómo vamos a poner en condiciones nuevamente, todo es costoso. Siempre se hizo un gran esfuerzo para sostener todo”, señaló.

El director justamente había presentado una nota al intendente pidiendo el arreglo del acceso terrado, alrededor de trescientos metros. “Pero ahora necesitamos mucho más. Ya informé a la supervisora, veremos qué pasa. También tenemos el compromiso de un comerciante que nos donará cámaras de seguridad, lo que sería un importante paso”, subrayó.

Fotos: gentileza Gladys Acuña.

primera edición