La madre de la beba es paraguaya y su padre argentino, ambos estaban en Misiones cuando nació. A punto de cumplir 11 meses, el resto de la familia aún no tiene contacto. El drama del cierre de fronteras

Cientos de historias de vínculos familiares rotos a causa del cierre de la frontera se conocen a diario y conmueven, como el caso de la bebé Victoria, quien nació en marzo de 2020 en Posadas (Argentina) y todavía no pudo ser conocida ni alzada en brazos por su abuela y tíos.

El decreto que amplía el plazo de cierre hasta finales de este mes, con la posibilidad de una nueva extensión llevó al límite de la desesperación a su padre, Nicolás F., quien habló con PRIMERA EDICIÓNpara hacer visible el caso y rogar a las autoridades una “apertura humanitaria” del paso internacional Posadas-Encarnación destinado únicamente a aquellas familias que no pueden revincularse.

No pedimos que las fronteras se abran para el comercio, y mucho menos queremos ir a contagiarnos al Paraguay. Estamos dispuestos a hacer estudios y las cuarentenas necesarias, pero que nos permitan visitar a nuestras familias”, clamó el hombre en diálogo con este Diario.

Los papás de Victoria residían en Encarnación, pero habían venido a la Capital misionera para cumplir con algunas obligaciones para el nacimiento de la niña, el cual ocurrió el 28 de marzo, algunos días después del decreto de cuarentena obligatoria.

Meses después, vividos con mucha incertidumbre y angustia, según el hombre, la pareja decidió quedarse a vivir de manera definitiva en esta provincia; sin embargo, no se resignan a que todavía no exista una medida gubernamental por medio de Cancillería para unir a las familias que fueron separadas.

Hay vuelos, transporte internacional, todos cumplen un protocolo, las familias nos preguntamos, ¿por qué no pueden darnos la posibilidad de viajar y volver? Nos vamos a cuidar, nadie quiere ir a contagiarse, mucho menos nosotros que tenemos un bebé”, sostuvo Nicolás.

No pedimos, como lo hacen otros sectores y que sí son visibles, que abran el puente por una cuestión económica o comercial. Es decir, somos familias separadas que nos queremos reencontrar, no estamos pidiendo salir para hacer shopping por Encarnación necesitamos reencontrarnos con nuestros vínculos”, insistió.