El hospital realiza entre dos y tres intervenciones quirúrgicas al mes, en tanto que las consultas son constantes y preocupa que es a edades cada vez más tempranas

Alta demanda de cirugías por obesidad mórbida en el Madariaga

Agustín es obeso. Reconoce su enfermedad y la enfrenta. No es fácil, no hay soluciones mágicas. Pero la constancia tiene resultados alentadores: hace tres años pesaba 170 kilos, adelgazó 60 y va por otros quince. Se aferra a la necesidad de mejorar su calidad de vida, de verse en el espejo y aceptarse.

Agustín Ramírez es de Posadas, tiene 34 años y es paciente del equipo interdisciplinario que funciona en el hospital escuela Ramón Madariaga, orientado a tratar casos de obesidad. El muchacho fue intervenido quirúrgicamente y representa el éxito de un tratamiento del que participan médicos clínicos, nutricionistas, psicólogos y cirujanos.

En la actualidad, la cirugía bariátrica registra una alta demanda en el hospital, sobre todo de población cada vez más joven. Si bien la atención es gratuita en el nosocomio, este tipo de intervención quirúrgica cuesta aproximadamente 300 mil pesos en el sector privado. Algunas obras sociales brindan cobertura.

Según los datos que maneja el equipo interdisciplinario del Madariaga la mayoría de las consultas se ubica en personas de entre 20 y 40 años siendo un 80% mujeres las que  acceden a la operación.

“Tenemos entre dos o tres cirugías por mes, que tiene que ver por un lado con la disponibilidad  (quirófanos y camas de internación) y por otro lado, preparar al paciente nos lleva un tiempo largo”, explicó en diálogo con El Territorio el cirujano Eduardo Carrozo, al tiempo que agregó que “la demanda es alta,  hay un porcentaje de la población que padece el rango más grave de obesidad pero el proceso es lento y hay que tener paciencia. En el hospital hemos llegado a tratar pacientes con 250 kilos, pero no hay techo”.

“La cirugía bariátrica se hace en el estómago y en el intestino delgado para que el paciente coma menos volumen, si come menos y hace actividad física va a bajar de peso. La cirugía es el área más potente pero es la que tiene más riesgo. Intentamos darle esa herramienta a los pacientes que ya estén preparados en el tratamiento, son seis meses o a veces más. Se va haciendo una reeducación para que el paciente tenga hábitos saludables y deje los hábitos tóxicos” señaló el especialista e hizo especial hincapié en que la operación no está indicada para todos los obesos. “Los pacientes que van a cirugía son los que tienen obesidad mórbida, tipo 3”, reiteró.

“Lo ideal es que el paciente no requiera la cirugía pero a veces estamos en un nivel que no podemos avanzar y la cirugía ayuda a perder 20, 30, 40, 60 kilos y eso se logra en el transcurso de un tiempo. Los kilos no se pierden en el quirófano; el paciente ingresa con 100 kilos y sale del quirófano con 100 kilos y el descenso de peso va a tardar un año, hasta llegar a un nivel de equilibrio en el cuerpo”, señaló

El tratamiento

Karina Morgenstern, médica nutricionista e integrante del equipo interdisciplinario del Madariaga, sostuvo que “hay mucha demanda, esta demanda hubo meses en que estuvo cortada la consulta por la pandemia y cuando se reactivó todo, la gente volvió a consultar y mucha gente subió de peso, eso fue un fenómeno que se vio a nivel país”. Un informe de la Sociedad Argentina de Nutrición advierte que el año pasado casi el 60% de los argentinos subió de peso.

“Hacemos una primera consulta que es grupal, y después son consultas individuales del paciente con los diferentes especialistas” especificó la especialista y señaló que la principal dificultad al momento de cambiar los hábitos es:  incorporar consumo adecuado de frutas y verduras en la dieta diaria. “Deben ser por lo menos cinco porciones todos los días”, subrayó.

En esa línea, su colega, Carrozo, definió que “buscamos que la gente realice su tempranamente su tratamiento para recuperar su calidad de vida, por eso es importante que vaya a un equipo de trabajo que requiere como mínimo la parte clínica, nutricional, psicológica, no hay soluciones mágicas”.

“El paciente tiene que aprender a comer. Los que padecen obesidad mórbida comen mal y mucho, por eso en el área de nutrición se les enseña a comer, hay que respetar la cantidad y los horarios de la comida. Es extraño pero por lo general los pacientes con obesidad mórbida no desayunan ni almuerzan pero cenan exageradamente. La tercera área es la más importante, que es entender por qué esta persona no puede frenar sus malos hábitos de comer, la mayoría de las veces hay un disparador. Una vez que pasa por clínica, nutrición y psicología, va a la última área que es la cirugía, que es la cirugía bariátrica”, desarrolló.

“La obesidad grave es la que tiene más enfermedades asociadas como ser alteraciones en las articulares, hormonales, afectación en la fertilidad, en el sueño, más riesgo de muerte y de contraer diferentes tipos de cáncer. La obesidad mórbida puede predisponer a otras”, resaltó Morgenstern.

“El diagnóstico de la obesidad se hace con dos parámetros que es entre peso y altura, se hace un cálculo que es el índice de masa corporal, ese número ubica a la persona en una tabla. Cuanto mayor es el número, mayor es el riesgo. Cuando ese número va de 18 a 25, lo llamamos peso sano, cuando va de 25 a 30 es sobrepeso y cuando es más de 30 es obesidad”, explicó Carrozo.

“Dentro del rango de la obesidad hay diferentes parámetros, obesidad tipo 1 que es leve, tipo 2 que es moderada y el tercer escalón es la obesidad mórbida. Cuando el paciente tiene obesidad mórbida ya esta con un problema constituido, una enfermedad grave, lo peor es que esta enfermedad se presenta en edades cada vez más jóvenes, no es un problema de gente mayor y termina limitando la calidad de vida”, detalló el cirujano.

El fenómeno que se impone y preocupa es la obesidad en los jóvenes. Por eso el testimonio de Agustín toma tanta fuerza. Ejemplo de constancia y superación.

“A los 31 tomé la decisión por cuestiones de salud y que ya no me sentía cómodo con mi cuerpo.  La cirugía es una herramienta más pero está en nosotros los obesos aprender y adoptar buenos hábitos para nuestra vida”, relató.

“Para tener un peso más saludable me falta bajar quince kilos más todavía mínimo; esos quince kilos se me están haciendo re difícil, pero voy a lograrlo”.

Los turnos
Se puede solicitar turnos
a los teléfonos 4443700 (internos 4101, 4144 y 4102).WhatsApp y llamadas: 3764-397110, 3764-397115, 3764-390005, 3764-397108.WhatsApp: 3764-394832.

el territorio

por: Griselda Acuña