Tras la detección de un nuevo foco de la especie en Posadas, el ministro de Ecología de la provincia, Mario Vialey, brindó una serie de declaraciones sobre la importancia de “tener cuidado” con este tipo de caracol.

El caracol gigante africano está considerado como una de las cien plagas agrícolas más nocivas del planeta. De acuerdo con Senasa, puede ser portador de diversas enfermedades, de modo que se recomienda no tocarlos. Su presencia puede tener consecuencias tanto en el plano de la salud como respecto al medioambiente.

“En Misiones apareció en el 2010 en Iguazú, en la frontera con Paraguay y Brasil. Es una especie exótica invasora y no es la única que tenemos en Misiones. Este animal ataca mucho a la parte productiva, y si invade una huerta la destruye. Hay que tener muchísimo cuidado”, dijo el ministro de Ecología.

Relató que en 2020, en conjunto con Senasa se capacitó a municipios que solicitaron. “Apareció también hace muy poco en Eldorado. De hecho, se lo vio en uno de los barrios de Posadas. Se trabaja conjuntamente con el municipio para recorrer la ciudad. Esta humedad hace que el caracol comience a caminar y se lo puede detectar rápidamente”, aseguró Vialey.

“Entre todos lo podemos controlar y erradicar antes que se expanda. Hay que tener cuidado cuando lo van a agarrar al espécimen. Deben ponerse un guante o en un frasco y llamar al Senasa o el Ministerio, porque hay gente que está preparada para ello”, expresó.

¿Cómo proceder ante la presencia de Caracol Africano?

Entre los métodos de control más adecuados, el Senasa recomienda la recolección manual con guantes, colocarlos en un recipiente como por ejemplo un tacho o lata de pintura, o frasco, volcarles sal y taparlos. Luego de 2 días, enterrarlos, sin el recipiente.

Recomendaciones

-No tocar caracoles.
-Evitar el contacto con la baba del caracol (Lissachatina fulica), especialmente con ojos, nariz y boca.
-Lavar con agua potable las verduras.
-Si toco el caracol, lavar inmediatamente las manos.
También hacerlo luego de tocar las superficies que puedan haber estado en contacto con la baba de caracol.
-No comer caracoles.
-No utilizarlos como carnada, mascota o adorno.
-No utilizar venenos contra el caracol, ya que pueden afectar a niños, mascotas o fauna nativa.
-Elimine del jardín restos de madera, materiales de construcción, tejas o cualquier elemento que pueda ser utilizado como refugio por el caracol.
-En caso de ser necesario, tomar los caracoles con guantes impermeables, colocarlos en una bolsa, aplastarlos y enterrarlos. Los guantes también deben ser enterrados o quemados.
-No permitir que los niños participen de la captura de los caracoles.

Es muy importante

-No trasladar caracoles hacia otras zonas.
-Tener precaución al trasladar plantas u otros elementos del hogar donde los caracoles o sus huevos podrían alojarse.
-Si detecta la presencia de esta plaga en su zona, comuníquese a la Línea gratuita del Senasa 0800-999-2386.

revista códigos