Con la prórroga del cierre de fronteras hasta el 28 de este mes inclusive, publicada ayer por el Gobierno nacional, un grupo de más de 250 vecinos posadeños encarnacenos elevaron una petición a través de la organización Change.org para poder volver a reencontrase con sus familiares de quienes están separados desde marzo de 2020.

El objetivo es llegar hasta a los mandatarios de ambos países por considerarse “afectados directos” de la medida sanitaria para evitar la propagación del COVID-19.

La petición apunta a que se abran las fronteras por “razones humanitarias”.

“La iniciativa surgió entre mucha gente damnificada por el cierre del puente con Paraguay, ya que fueron bruscamente separadas de sus familias de un lado y del otro”, dijo a PRIMERA EDICIÓN, Juan Sanabria, uno de los administradores del grupo de WhatsApp creado con el fin de impulsar tal petición y que en menos de cuatro días ya recogió la adhesión de casi dos mil firmas.

Indicó Sanabria: “Pretendemos que se visibilice el drama social existente, más allá de lo económico. Siempre se habla de esa última cuestión al hablar de las relaciones entre Paraguay y Argentina, pero nadie habla de la cantidad de familiares que siguen separados de un lado y del otro del río, quienes desde hace casi un año que no pudieron volver a verse”, señaló el hombre.

Entre algunos de los testimonios recogidos por este Diario, una de las familias afectadas contó que a causa del cierre no pudieron volver a contar con la atención de la neuro terapeuta de su bebé, ya que ella trabajaba en este país, pero todos los días se trasladaba desde Encarnación hasta el centro de salud en la Capital provincial.

Otro relato involucra a una mujer de 90 años que todavía no pudo conocer a sus nietos.
El caso de Rosa, también es peculiar. Ella es argentina que está varada desde marzo en Encarnación hacia dónde fue a cuidar a familiares con problemas de salud y desde entonces no puede reencontrarse con su mamá de 77 años quien está enferma.

“Tránsito vecinal”

La solicitud de reapertura es solamente, y por el momento, para el tránsito vecinal fronterizo entre personas que tienen lazos entre sí, a fin de que puedan visitarse.

Con la prórroga del cierre de fronteras, las personas extranjeras no residentes en el país no podrán entrar a la Argentina hasta el último día de este mes inclusive.

“Ha pasado mucho tiempo y estas dos ciudades hermanas tienen lazos y raíces familiares muy profundas. Muchísimas familias tienen abuelos, abuelas, padres, madres, hijos, nietos entre ambas orillas y necesitan seguir encontrándose. Por estas razones humanitarias es que no se puede prohibir estos reencuentros”, enfatizó Sanabria.

“A esta altura quedó demostrado que se puede avanzar en protocolos superadores entre países que ya comenzaron la vacunación, en nuestro caso, y los que van a comenzar, en el caso de Paraguay”, prosiguió.

En ese sentido, Sanabria resaltó que Paraguay recibirá 300.000 dosis para 150.000 personas en la segunda semana de febrero. Mientras tanto el ministerio de salud negocia en paralelo con otras farmacéuticas para la adquisición de más dosis.

A su vez, el pedido para la pronta reapertura para el tráfico vecinal del puente Posadas- Encarnación San Roque González, contempla la aplicación de estrictos protocolos sanitarios (Test PCR negativo, para el ingreso y egreso de las diferentes ciudades).

“Mejor esperar”

Consultada por la medida que dispone proseguir con el cierre del puente, la presidenta de la Cámara de Comercio de Encarnación, Mirta Montiel, dijo a PRIMERA EDICIÓN que “es preferible esperar algunos meses más para la reapertura y tener la población vacunada que causar un desastre sanitario”.

“Por el lado de Argentina el argumento fue que no se tenía la vacuna, la cual ya se comenzó a aplicar y Paraguay comenzará con su campaña”, sostuvo.

“Nuestras ciudades están subsistiendo gracias al turismo interno, muchos compatriotas se reconvirtieron, pero hay sectores muy golpeados especialmente quienes subsistían de las relaciones de frontera”, manifestó.