Así lo aseguró el posadeño Leonardo Enrique Britos, segundo jefe de la Base Antártica San Martín. Sin embargo, se encuentra vigente la alerta ante una eventual evacuación.

Con pocos minutos de diferencia, el sábado por la noche se registraron dos temblores de 7 y 5,9 grados de magnitud en la escala de Richter, cerca de la base chilena Eduardo Frei en la Antártida, que fue puesta en alerta de evacuación por peligro de tsunami y otro sismo sacudió al centro de Chile.

Desde la Base Antártica San Martín, una estación científica de nuestro país perteneciente al Ejército Argentino, el posadeño Leonardo Enrique Britos, segundo jefe de la Base manifestó que: “Gracias a Dios en ninguna de nuestras bases se sintieron los temblores”. Y aclaró “al estar tan distantes no se sintió. Sin embargo, está vigente la alerta ante una eventual evacuación”.

De acuerdo a Britos, tanto el personal como los medios están alistados aunque “la alerta rige solamente para las bases ubicadas en el sector costero, al norte de la península”. Por lo que los efectivos de la base Antártida San Martín “continuamos a la espera de nuestro relevo, el cual se realizaría en marzo con normalidad”.

Y reiteró: “De momento a nosotros no se nos informó nada por estar tan distantes en kilómetros”.

Momentos de pánico

El sábado por la noche, desde la Oficina Nacional de Emergencia (ONEMI) indicaron que el primer temblor ocurrió cerca de las 20.36 a 210 kilómetros al este de la Base chilena Eduardo Frei, que presta apoyo a todo tipo de investigaciones científicas y de donde fueron evacuadas unas 80 personas.

También habrían sido retiradas 40 personas de la Base Bernardo O’Higgins, gestionada por la Armada chilena, así como personal de otras bases extranjeras cercanas, y hasta ahora no se han registrado daños.

Por su parte, Britos detalló que “los terremotos fueron bajo la superficie del mar y la alerta para esas bases fue por la posibilidad de tsunamis. Pero hasta el momento no se detectaron más acontecimientos similares”.

Paralelamente, a las 21.07 se produjo otro temblor de magnitud 5,9 a 14 kilómetros de Santiago.
Tras la noticia el Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de la República Argentina (EMCO) emitió un comunicado expresando que “las bases argentinas en la Antártida se encuentran sin novedad en cuanto a personal y material, tras el reciente terremoto ocurrido en el continente blanco”.

A su vez, en la cuenta oficial de Twitter del organismo señalaron: “Se ha puesto en estado de alerta a la Armada y a la Fuerza Aérea como medida preventiva en caso de nuevos movimientos sísmicos”.

Misión Antártida

Leonardo Britos nació en Posadas y actualmente se desempeña en la Base San Martín.“Me encuentro en la casa auxiliar, en el laboratorio junto a otros seis efectivos más. Y en la casa principal, se encuentra Emiliano Bubanz, que es mecánico, oriundo de San Vicente”, detalló.

El equipo llegó a la Antártida hace 11 meses y permanecerán allí por otros dos meses más.
Como personal del Ejército, realizan actividades de mantenimiento y tareas científicas. Y “en esta etapa del año, donde el tiempo lo permite, estamos haciendo mantenimiento a todas las instalaciones de la base, taller, parque automotor y depósitos para entregar la base al personal que viene a relevarnos, para pasar su estadía en este lugar de la mejor manera posible”.

Principalmente, se reparan elementos que son dañados por la gran cantidad de nieve acumulada durante el invierno. Y “dejamos las motos de nieve, camión y motores generadores a punto, para que sigan en uso durante todo el año entrante”.

El lugar que siempre soñó

Desde los 9 años Leonardo Britos soñó con vivir en la Antártida. “Este lugar verdaderamente es un paraíso natural. Es una experiencia única, las sensaciones son muy variadas, estar lejos del afecto de la familia, amigos y seres queridos pero sabiendo que dan su apoyo incondicional es muy reconfortante”.

Si fuese por él viviría en aquellas tierras donde “el cuerpo asombrosamente se aclimata muy rápido a las bajas temperaturas, nuestro récord en invierno fueron -43° bajo cero. Pero, de igual modo no es posible vivir en este continente en períodos largos de tiempo”, aclaró.

FOTO: Los Misioneros,  Leonardo Britos de Posadas y Emiliano Bubanz, de San Vicente.

primera edición