Lo indicó el ministro de Turismo de Misiones, José María Arrúa, en su participación de Códigos en la Tele, “Desde Adentro”. El funcionario habló del fuerte cimbronazo que recibió el sector en 2020 y cómo se reconfigura este año tras las reaperturas. Expresó que “ya hay una salida progresiva” con la llegada de la vacuna, pero pidió cautela y seguir cumpliendo con las medidas sanitarias.

En el inicio de la charla el jefe de la cartera turística provincial destacó la labor hecha con los municipios, a través del Consejo Provincial de Turismo. “En el espacio tenemos 40 representantes de diferentes localidades, además de los intendentes”, resaltó.

Dijo que con todos estos actores “nos hemos preparado mucho con respecto a los protocolos”, y ponderó la posibilidad que tuvo Misiones en arrancar antes el turismo interno para residentes locales. “Hoy con las visitas de los visitantes nacionales ya tenemos la experiencia de hacer cumplir las medidas de bioseguridad”, aseguró.

“Todas las semanas hablamos con los intendentes y recorremos la provincia. Este ida y vuelta es muy importante. Cada municipio posee su comité de emergencia y ante un caso positivo tienen todas las pautas de cómo actuar. Creo que hemos salido de este pánico, pero no hay que olvidar tomar las precauciones del caso para evitar contagios”, relató.

Sostuvo que en la provincia hay muchos espacios abiertos en las áreas turísticas y que ello favorece el distanciamiento social.

Requisitos para veranear en Misiones

Arrúa explicó que para ingresar a la provincia como turista se debe bajar app Misiones Digital, tener certificado de Covid-19 negativo con antelación de no más de 48 horas. Para quienes no poseen el test, en cada acceso puede acceder al análisis de manera gratuita presentando una factura de algún servicio turístico o una reserva dentro de Misiones.

El impacto de la pandemia en Iguazú y la demanda en otros destinos

El ministro explicó que en el mundo la baja en la actividad es superior al 80%, pero que en Misiones se da un panorama diferente, teniendo en cuenta el vuelco del turismo a lugares más abiertos.

“Antes el número te tiraba Iguazú, que tenía en promedio un millón y medio de visitantes al año. Hoy es la más dañada, y esto se explica porque la zona posee tres patas esenciales: una es el turismo nacional; la otra es Foz de Iguazú, Brasil; y la última, Ciudad del Este, Paraguay. El turista que va a esa región recorre esos tres lugares en contextos normales. Hoy está cerrada la frontera y el sector allí tuvo que reinventarse”, detalló.

Por otra parte, dijo que hay lugares en la provincia que tuvieron números superiores visitas con respecto a otros años. “La demanda de cabañas, lodges y campings aumentó, con mayor número en la zona centro”, afirmó.

Puso como ejemplo al Parque Provincial Moconá, que en épocas normales recibe en promedio unas 300 visitas diarias, y en las últimas semanas llega a las 700.

Vacuna y expectativa del sector

“Creemos que apenas pase esto habrá un boom turístico para el año que viene, y nos estamos preparando para la ocasión. Sabemos que ya hay una salida, porque la vacuna está funcionando, pero si queremos salir corriendo rápido nos podemos tropezar”, advirtió José María Arrúa, al ser consultado.

“Por eso digo que aquel que quiera –con respecto a los precios- en meses salvarse y ganar todo lo que perdió en 2020, seguro que tendrá que cerrar en julio”, alertó.

Por último, señaló que “las cosas en este escenario se deben hacer de forma progresiva, con cautela y sin marearse. Podés tener un fin de semana al 100%, pero cumpliendo los protocolos y yendo despacio”.

revista códigos