El Presidente pretende establecer una hoja de ruta que permita una transición democrática en Venezuela, una negociación fluida con el FMI por la deuda externa y la posibilidad de aprovechar a la OEA como un foro multilateral que facilite la resolución de los conflictos regionales

Alberto Fernández hace una apuesta política y personal a la relación bilateral que pueda establecer con Joseph Biden, el presidente 46 de los Estados Unidos, que hace instantes inició su período de cuatro años en la Casa Blanca tras suceder al líder republicano Donald Trump.

El jefe de Estado mantenía profundas diferencias ideológicas con Trump y considera que Biden puede aportar una cuota de racionalidad a los intereses de Washington en América Latina así como facilitar las negociaciones de la Argentina con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Alberto Fernández enfrentó a Trump cuando fijó posición respecto a Nicolás Maduro, el tratado de Cambio Climático de París, la elección de las autoridades en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la agenda regional de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la crisis institucional en Bolivia.

Biden asumió hoy como presidente de los Estados Unidos (foto REUTERS)Biden asumió hoy como presidente de los Estados Unidos (foto REUTERS)

La Casa Blanca tomó nota de la agenda propia que impulsaba el presidente argentino, y las relaciones bilaterales se mantuvieron fluidas en las formas y frías al momento de coordinar políticas de estado que beneficien a ambos gobiernos.

Trump no hizo nada para perjudicar la negociación de la deuda externa en el FMI, pero tampoco abrió la mano cuando desde Buenos Aires pedían ciertas políticas vinculadas a la economía y a la situación institucional en Venezuela y Bolivia. Se trató de un período de desconfianza mutua entre la Casa Rosada y la Casa Blanca que ahora Alberto Fernández pretende enterrar en el pasado.

Alberto Fernández saludó -vía Twitter- la asunción de Joseph Biden como presidente de los Estados UnidosAlberto Fernández saludó -vía Twitter- la asunción de Joseph Biden como presidente de los Estados Unidos

En este contextoAlberto Fernández promovió una sucesión de gestos políticos que fueron elogiados por Biden y su equipo de transición a la presidencia:

1. Publicó un tuit reconociendo a Biden como Presidente de los Estados Unidos cuando Trump aún aseguraba que había ganado las elecciones del 3 de noviembre de 2020.

2. Mantuvo un diálogo telefónico con Biden que sirvió para establecer las bases de una agenda bilateral que sea convergente en los intereses de ambos países en la región.

3. Envió un proyecto de resolución a la OEA solicitando que se reconozca a Biden como Presidente de los Estados Unidos, a sabiendas que Trump todavía influía desde la Casa Blanca en ese foro regional.

4. Durante los incidentes en el Capitolio, incitados por Trump, publicó otro tuit respaldando a Biden y exigiendo que sea reconocido como Presidente de los Estados Unidos.

El Papa Francisco de reúne con Joe Biden en El Vaticano. Abril 29, 2016. El Papa Francisco de reúne con Joe Biden en El Vaticano. Abril 29, 2016.

Estos gestos desde la Casa Rosada se complementan con una amistad en común que puede servir para acercar posiciones con Biden y su staff vinculado a las relaciones exteriores y la negociación con el FMI. Alberto Fernández, como Biden, son amigos de Francisco y comparten su mirada sobre el mundo, la pobreza y el cambio climático.

Eso no implica que las diferencias respecto a la crisis en Venezuela, el rol de la OEA y la negociación con el FMI transcurran sin diferencias y fluyan hacia un resultado geopolítico que satisfagan las perspectivas ideológicas de ambos gobiernos.

Alberto Fernández no considera que Maduro sea un dictador, mientras que Biden opina exactamente lo contrario. Y el Presidente argentino propone una negociación con el FMI que no tendrá una respuesta automática y a favor del Departamento de Estado y del Tesoro. Se deben 44.000 millones de dólares al FMI, y es una deuda que no será resuelta contando anécdotas del Papa y su rol en el tablero internacional.

Alberto Fernández considera que tiene más cercanía con Biden y que Trump fue una falla en el sistema político de los Estados Unidos. Sin embargo, Washington se caracteriza por mantener una agenda que va más allá de los nombres en el Salón Oval.

La apuesta de Balcarce 50 es proponer una hoja de ruta que pueda profundizar los intereses comunes -cambio climático-, acercar posiciones en las perspectivas diferentes -Venezuela- y crear nuevos espacios en la relación bilateral frente al hecho inédito del COVID-19 y su impacto a nivel global.

Un desafío de política exterior que se inició hace instantes, cuando Alberto Fernández utilizó su cuenta en Twitter para felicitar la asunción de Biden y de Kamala Harris en reemplazo de Trump y Mike Pence. “Estoy seguro de que esta nueva etapa el vínculo entre nuestros países se fortalecerá. Les deseo a ambos mucha suerte”, escribió el Presidente.

infobae

por: Román Lejtman