Los evadidos fueron Ángel Melgarejo y Edgar Rojas Cano, ambos presos por ley de estupefacientes. Huyeron a las 5.30 y a las 11.45 ya estaban tras las rejas de nuevo

El 7 de enero trajo otra historia de fugados en Misiones, aunque esta oportunidad la vida nuevamente en libertad de los dos implicados duró apenas unas pocas horas y en el mismo día volvieron al encierro.

La fuga se registró ayer a la mañana en el Escuadrón 13 de Gendarmería Nacional Argentina (GNA), ubicado sobre la avenida Victoria Aguirre de la localidad de Puerto Iguazú.

Los protagonistas fueron los reos identificados como Ángel Adalberto Melgarejo y Edgar Daniel Rojas Cano, ambos detenidos por hechos vinculados al tráfico de estupefacientes. El último de ellos, incluso, declarado reincidente y expulsado del país en una oportunidad.

De acuerdo a lo consignado por fuentes consultadas por este medio, todo comenzó cerca de las 5.30 de la madrugada, cuando el personal que estaba de guardia escuchó la rotura de un vidrio en la oficina contigua a la celda donde debían estar alojados los implicados.

En esa instancia, los uniformados emitieron la voz de alto, pero los fugitivos no recularon y lograron alcanzar la calle.

Inmediatamente después de eso se montó un amplio operativo de búsqueda que se extendió por diversos puntos de la ciudad y en el cual participaron diversas dependencias del Escuadrón 13, inclusive efectivos de vacaciones que se sumaron al trabajo. También colaboraron miembros de la Policía de Misiones, de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), de la Policía Federal Argentina (PFA) y de la Prefectura Naval Argentina (PNA).

De esta manera, en pocos minutos la Ciudad de las Cataratas quedó prácticamente sitiada. El riesgo era alto, dado que todas las sospechas apuntaban a que los dos fugados pretendían llegar a zonas ribereñas para poder cruzar el Paraná para refugiarse en Paraguay.

Y el operativo de recaptura tuvo éxito al poco tiempo. Cuando las patrullas llegaron a los barrios costeros comenzaron a rastrillar varias zonas y en medio de esas labores divisaron a los fugitivos juntos.

Allí, los implicados se separaron y huyeron en diferentes direcciones, pero Rojas Cano logró ser alcanzado a los pocos minutos, mientras que Melgarejo terminó siendo localizado exactamente a las 11.45 en un matorral del barrio Cataratas, a metros de la avenida Almafuerte.

Tras ser recapturados, ambos volvieron al Escuadrón donde seguirán detenidos con seguridad reforzada y además deberán responder ante la Justicia por el delito de evasión.

Las mismas fuentes consultadas indicaron que mientras se desarrollaba la búsqueda de los fugitivos otros uniformados inspeccionaban la zona de la fuga y allí se constató que los detenidos doblaron rejas del cielorraso rompiendo el durlock de una de las esquinas y de esa forma generaron un boquete que les permitió llegar hasta la oficina lindante. A partir de ahí fue fácil: rompieron el vidrio de una ventana y huyeron. 

Expulsado y reincidente

De los dos implicados en esta fuga, uno de ellos ya tiene un largo historial con la Justicia por hechos vinculados al tráfico de estupefacientes.

Se trata de Rojas Cano, quien cayó detenido por primera vez en Misiones el 24 de abril de 2017, cuando la PNA lo encontró in fraganti cruzando el río Paraná, a la altura del Paraje Colmira, a bordo de una canoa junto a una mujer con quien transportaban cerca de 25 panes de marihuana.

Después de ese operativo, Rojas Cano quedó detenido y finalmente el 25 de marzo de 2019 fue condenado a la pena de cuatro años de prisión.

En mayo de ese mismo año, en tanto, tras cumplir poco más de la mitad de su pena, solicitó someterse a la Ley de Extrañamiento y la Justicia dio lugar, es decir, fue expulsado del país con una prohibición de regresar a la Argentina.

Justamente, ese requisito lo incumplió al poco tiempo porque el 13 de julio de 2019 volvió a ser detenido en Misiones llevando marihuana. Fue cerca de Bernardo de Irigoyen donde la GNA lo encontró con 12 kilos de cannabis sativa en la mochila.

Otra vez tras las rejas, volvió a ser condenado en septiembre del año pasado. Allí también se lo declaró reincidente y después de ello el Tribunal Federal de Posadas dispuso unificar sus sentencias: Cano debe cumplir ahora un total de seis años de prisión.

Todavía hay prófugos de la fuga de Navidad

El último antecedente de una fuga de presos en Misiones es muy reciente. Ocurrió durante la madrugada de Navidad en la comisaría Tercera de Eldorado.

Ese día, un total de nueve detenidos por diversos delitos lograron huir tras forzar el pasador de una puerta y llegar hasta un ventiluz que les permitió llegar a la calle.

La situación derivó luego en el desplazamiento de los jefes de la seccional y, de esta forma, desde fines de 2020 el comisario Alfredo Miguel Valenzuela es la nueva autoridad de la dependencia.

De los nueve implicados, cinco ya fueron recapturados y los restantes siguen prófugos.

La última detención se concretó el 30 de diciembre, cuando uno de los reos fue hallado en Pozo Azul arriba de un caballo sustraído a un conocido empresario de Eldorado.