La localidad de Aurora, fronteriza con Brasil, notificó ayer su primer caso positivo de coronavirus y en consecuencia las autoridades tomaron medidas inmediatas para reducir al mínimo las posibilidades de propagación.

Existen varias personas aisladas de manera obligatoria por haber sido contactos estrechos del paciente, pero no solamente éstas tendrán que respetar ciertas condiciones desde ahora, sino que la población en general durante 15 días no podrá moverse con la frecuencia y facilidad que lo hacía hasta la víspera.

Por medio de la Resolución 01/2021 el intendente Carlos Goring frenó la circulación nocturna, las actividades recreativas y deportivas que estaban permitidas con protocolo y hasta redujo el horario de atención en los locales comerciales.

“Suspéndase por 15 días todas las actividades como ser reuniones sociales, cultos, cumpleaños, casamientos, campings, reuniones familiares, gimnasios, fútbol, bochas, pool en el municipio con el fin de evitar aglomeraciones y prevenir un posible brote”, dice uno de los primeros artículos.

La normativa establece además que el nuevo horario comercial “será de 8 a 21 horas, de lunes a lunes, para todos los rubros”, debiendo los comerciantes “extremar las medidas de seguridad e higiene”.

Con los comercios cerrados, quedó “prohibida la permanencia y circulación de personas en la vía pública después de las 21 horas sin justificativo” en tanto que los bares que estaban trabajando casi de manera normal volverán a funcionar con servicios a domicilio en el horario establecido, sin presencia de clientes en los locales.

Las prácticas y entrenamientos deportivos al aire libre y en lugares cerrados también están prohibidas hasta el 19 de enero, en tanto que las caminatas en plazoletas, únicamente hasta las 21.

La resolución municipal autoriza a la Policía de Misiones a multar a las personas que incumplan las nuevas reglas e incluso se aclaró que de confirmarse nuevos contagios, las restricciones serán más duras.

el territorio