Por una modificación impositiva, el precio de los combustibles volvería a incrementarse en las próximas semanas. La presión alcista en los surtidores se completa con los nuevos valores en los biocombustibles fijados por el Gobierno en las últimas horas.

De acuerdo al sitio “Surtidores” -de los dueños de estaciones de servicios- si el Gobierno traslada la totalidad del aumento impositivo, el incremento sería de $1,24 para la nafta súper y de $0,82 para el gasoil.

En la actualidad, el precio de la nafta súper en YPF asciende a $67,1, por lo cual el ajuste (en caso de efectuarse) sería del 1,8%. Mientras que en el caso del gasoil, ascendería a 1,3%.

Según “Surtidores”, el cambio impositivo debería realizarse el próximo día 15, a menos que el Gobierno decida una postergación.

A lo largo de 2020, el precio de las naftas se incrementó 26%, por debajo de la inflación (estimada en 37%). Lo que ocurre es que ese ajuste se concentró en la última parte del año. Entre enero y agosto había permanecido congelado, durante el peor momento de la pandemia-cuarentena.

En forma simultánea, el Gobierno autorizó un aumento del 90% en los biocombustibles a lo largo de cinco etapas, desde ahora y hasta mayo próximo.

Este ajuste seguramente también tendrá un impacto en los surtidores. Un 5% de los biocombustibles se mezclan con las naftas y el gasoil para su producción.

Fuente: iprofesional

revista códigos