Las vacunas llegaron este lunes a Posadas y en un amplio operativo de seguridad, Andreani depositó en Central Argentino, el primer lote de 2600 dosis del primer componente de la vacuna Sputnik V. El 4 de enero llega la otra tanda para completar 5200 de la primera etapa.

“Es una cantidad muy pequeña, y la hemos destinado en principio a personal de salud de terapia intensiva”, indicóSputnik V.director de Vigilancia Epidemiológica del Ministerio de Salud de Misiones.

“Las vacunas bajaron a los freezers de la empresa prestataria, se está procediendo al conteo, y una vez que iniciemos la trazabilidad de la vacuna, van a un freezer en una combi con grupos electrógenos propios, y de esta manera irán a todos los lugares de la provincia donde tenemos servicios de terapia de intensiva, donde desde ayer están prendidos los freezer”, aseguró.

En diálogo con Radioactiva, el funcionario comentó que mañana alrededor de las 9 habrá un acto nacional de lanzamiento de la vacuna y “posteriormente comenzaremos a vacunar a los servicios de terapia intensiva para después seguir con los servicios de emergencia, traslados, laboratorios y retenes, todo lo que nos alcance este primer lote”.

Por otra parte, Gutierrez explicó la importancia de la aplicación de las dos dosis para lograr inmunidad. “Con la primera dosis se empieza a elevar la inmunidad alrededor de un 10 por ciento, ese porcentaje no aumenta si no se aplica la segunda dosis al día 21. Desde allí comienza a elevarse la inmunidad para llegar al 90 por ciento a lo largo de tres semanas”, señaló.

«Si no se coloca la segunda dosis de la vacuna no se eleva más del 10 por ciento la inmunidad», remarcó.

Además explicó que la vacuna “no es intercambiable, si se coloca la Sputnik V no se puede poner la Pfizer. Cuando se coloca la primera dosis se otorga un carnet. Eso va a un sistema nacional de carga donde está asegurada dosis”.

Para el director de Vigilancia Epidemiológica de la provincia “todavía queda un larguísimo camino por recorrer”. En relación a la población objetivo sostuvo: “La primera pata es el servicio sanitario, la segunda son los servicios de seguridad, la tercer pata es la población mayor de 60 años, la cuarta pata es el personal con comorbilidades entre 18 y 60 años, es decir, aquellos que tienen enfermedades crónicas, y la quinta pata que se agregó ahora son los docentes”.

“Los niños están fuera de la vacuna en esta oportunidad”, añadió, aunque citó que se aspira a la universalidad de la dosis.

“Según los infectólogos, no se sabe cuánto duraría la inmunidad creada a partir de que uno se enfermó, de manera que aconsejan que aquellas personas que tienen más de 60 años o comorbilidades, por más que hayan sufrido la enfermedad, deben vacunarse también”, expresó.

Y aclaró: “Tendremos algunas personas que no querrán vacunarse, esto es absolutamente voluntario”.

Por último opinó sobre la situación epidemiológica actual en la provincia. “Estábamos encapsulados, pero esa cápsula ya se está filtrando y tenemos una cantidad de casos muy importante en la provincia, en forma logarítmica el incremento, porque no se iba a poder aguantar ese encapsulamiento que nos estuvo protegiendo todo este tiempo”, cerró.

el territorio

Por: Denis Prieto