Operativo de prefectura ante el contrabando en Piray

En la jornada de ayer se viralizaron videos de un procedimiento de Prefectura Naval Argentina en el río Paraná, donde se ven las lanchas de la fuerza y se escuchan disparos en la costa de Paraguay. Se trató del segundo enfrentamiento en dos días, por lo que la tensión en la zona está en aumento, ya que incluso hay más antecedentes, dijeron fuentes de la fuerza a El Territorio.

“Es una misma situación, en ambos lados de la orilla viven del contrabando”, señaló en la víspera una voz calificada.

Según pudo establecer El Territorio en base a fuentes policiales y judiciales, el procedimiento ocurrió en Puerto Piray, en el Puerto Nuevo del barrio Gallo Montaraz, muy cerca de la costanera de la localidad. Una vez que empezaron los ataques con piedras e insultos, las embarcaciones abandonaron la costa.

En las imágenes filmadas desde la costa argentina, una mujer descarga bultos desde una canoa, embarcación de madera a remos que se supone llegó desde Paraguay y disponía a volver al país vecino.

Se puede apreciar claramente como personas que están lejos del puerto, ocultas detrás de árboles insultan y arrojan piedras a los efectivos, que se terminan replegando. También efectuaron disparos de disuasión al agua, como indica el protocolo.

Los uniformados llegaron a la costa en gomones, pero contaban con el apoyo del Shalgag MKII, una de las cuatro lanchas de última generación que fueron fabricadas en Israel, pertenecientes al Departamento de Guardacostas de Frontera, con sede en Posadas.

Ayer no habían trascendido las versiones de los supuestos contrabandistas, pero sí se sabe que el Juzgado Federal de Eldorado, a cargo de Miguel Ángel Guerrero, fue informado de lo sucedido por la fuerza federal. Por ahora todo es manejados con hermetismo y se estudian los pasos a seguir, a sabiendas de la complejidad de este tipo de situaciones, muchas veces naturalizadas.

“Hay una alta tolerancia a delitos que se consideran ‘sin víctimas’, pero que son la base de los que producen enormes daños”, se dijo. Un conocedor de la zona agregó que desde Argentina se llevan mercaderías de todo tipo, mientras que de Paraguay ingresan cigarrillos y, posiblemente, estupefacientes.

La intervención de la Armada

Sin embargo eso no es todo. Según información a la que accedió este medio mediante fuentes internas de la fuerza, el martes último ya se había presentado una situación similar, que incluso contó con la intervención de la Armada Paraguaya, aunque no en buenos términos.

Todo habría ocurrido en la misma zona. La lancha Shalgag Timbú  navegaba por el lugar y detectó tres canoas que se dirigían en dirección a Paraguay y habían salido desde  Puerto Cura, en Eldorado. Las canoas tenían en su interior varios bultos de contrabando.

Los uniformados interceptaron a dos de ellas y dieron la voz de alto, pero como respuesta recibieron disparos que impactaron en la embarcación. Los prefecturianos repelieron la agresión con disparos de estruendo y postas de goma.

Los ataques con balas llegaron también desde la costa del Paraguay y el otro bote de madera, donde había dos personas, por lo que finalmente se retiraron del lugar.

Siempre según el reporte de la fuerza a la que accedió este medio, pasada una media hora se vivió otra situación de mucha tensión. Efectivos de la Armada Paraguaya, portando armas, se acercaron a PNA y las palabras fueron: “La próxima vez le vamos a tirar a matar, ellos son gente pobre”.

El mes pasado también otro enfrentamiento de esas características, cuando se detectó el paso de un cargamento de cerveza. La Prefectura intervino pero fue atacada desde la costa. Entonces, había muchos menores de edad.

Guaraní, Mataco, Toba y Timbú
El Departamento de Guardacostas de Frontera cuenta con cuatro embarcaciones Shaldag MKII, Guaraní, Mataco, Toba y Timbú, fabricados especialmente en Haifa, Israel.

Se tratan de unidades con motores y sistemas internos de última generación que permiten alta velocidad, maniobrabilidad y sistemas de observación diurnos y nocturnos para vigilancia.

Además, su sistema de armas, que se monta en la proa, permite el control remoto, además de una estabilización por si el objetivo o la propia embarcación se mueve.

La jurisdicción que cubren abarca 1.000 kilómetros y va desde Clorinda (Formosa), hasta Puerto Iguazú. Es decir, cuatro provincias, incluyendo Corrientes y Chaco.

Por: Carlos Manuel Cardozo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.