Transporte: empresa interurbana trabajó a pérdida tras la reactivación del servicio y pide modificar el protocolo en Oberá

La empresaria del rubro del transporte automotor Betty Sapper dijo en declaraciones a C6Digital que las actividades de su firma se reanudaron el 19 de octubre tras siete meses de inactividad. “Creímos que iba a ser diferente, que iba a haber mucha gente viajando, pero en realidad no. Estamos pasando por un momento difícil”, afirmó. Agregó que se está generando un conflicto bastante importante en la economía de la empresa porque lo recaudado no cubre los gastos. La línea solamente realiza una frecuencia diaria por la mañana para el trayecto Colonia Alberdi – Oberá, unos 32 kilómetros.

“Por el momento no pensamos habilitar más frecuencias porque no se ve intención que la gente comience a bajar”, observó. Sin embargo, estimó que con la habilitación de otras frecuencias de otras empresas interurbanas es probable que genere un movimiento mayor de pasajeros.

Sapper sostuvo que antes de la pandemia trabajaban de Colonia Alberdi – Oberá y de Colonia Alberdi a San Ignacio. Este último lo hacen por la ruta 210 que es terrada.

Relató que la empresa comenzó en 1958 con su padre y su cuñado – mi tío-, actualmente está a cargo de sus descendientes.

En tanto, señaló que sufren otro inconveniente “bastante grave” ya que la Municipalidad de Oberá implementó un protocolo que establece que todos los pasajeros deben, sí o sí, descender en la Terminal de Ómnibus, donde se les toma la temperatura y la empresa tiene que presentar una planilla con los datos de las personas que viajan.

“Esto a la gente que viene de Colonia Alberdi, General Alvear a Oberá les está generando un inconveniente mayúsculo porque nosotros atravesamos la ciudad. Nos dicen que les queda a trasmano, antes podían descender al inicio de la ciudad, cerca del centro y ahora no. A mucha gente, como discapacitados y gente de edad (avanzada) se les complica ir hasta la Terminal, sobre la ruta 14, les queda lejos”, observó.

En este sentido, alentó la esperanza que la Municipalidad obereña modifique ese requisito del protocolo “porque creo que no solo el transporte va a transportar el coronavirus”.

Al hacer referencia a la situación económica de la empresa familiar, Sapper manifestó que si continúa con la situación actual “no creo que la podamos mantener en el tiempo, hubo dos aumentos en el precio del combustible y eso nos produjo inconvenientes. La Provincia nos asiste, mi empresa recibe el subsidio y con eso puedo hacer frente a algunos gastos pero otros no, que lo tengo que hacer con recaudación propia, como el pago del sueldo a empleados. Yo espero que esto vaya cambiando y se vuelva a tener una normalidad sino será muy difícil”, apuntó.

La empresa cuenta con cuatro personas trabajando “y a esa gente hubo que mantenerla durante este tiempo”. Agregó que no cuentan con ayuda por parte de Nación.

Remarcó que a partir de mediados de mes comienza a bajar la cantidad de pasajeros que se transportan. “Pero muchas veces los vehículos van con el pasaje completo. Son buenos viajes”, destacó.

En estos momentos, la cantidad de pasajeros ronda alrededor de los 20, en promedio.

Sapper aseveró que durante el año lectivo se trasladan muchos estudiantes. “Muchas veces hacemos un servicio solidario. Hemos pasado por muchas situaciones. Hoy tenemos las rutas asfaltadas y eso nos ayudó a prestar un servicio mejor. Es lo que más interesa porque la mayoría son familias conocidas. Eso tiene algo especial”, puntualizó.

Finalmente, reveló que las dos semanas que trabajaron tuvieron pérdidas. “Ahora estamos nivelados, hemos podido cubrir los gastos esenciales. Tenemos que empezar a pensar en los neumáticos, en el mantenimiento de los ómnibus”, consignó.

noticiasdel6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *