Incautan dinamita en gel que iba hacia la cárcel de Encarnación

Un nuevo alerta se activó esta semana en la vecina localidad paraguaya de Encarnación, departamento de Itapúa, donde la Policía logró secuestrar una carga de dinamita en gel que posiblemente pudo haber estado dirigido a utilizarse para concretar una fuga masiva de la cárcel local.

De acuerdo a lo consignado por portales paraguayos, entre ellos ABC Color, el procedimiento en cuestión tuvo lugar el jueves a la madrugada, sobre la ruta PY 01, a la altura de la localidad de Coronel Bogado, a unos 40 kilómetros de Encarnación.

En ese lugar, los agentes del departamento Antisecuestro de la Policía Nacional paraguaya detuvieron la marcha de un colectivo que hacía el recorrido comprendido desde Asunción  hasta María Auxiliadora, localidad ubicada frente a El Alcázar (Misiones), aproximadamente.

Allí, los uniformados procedieron a revisar la bóveda del ómnibus y lo hicieron en compañía de Alfa, el can detector de explosivos.

La presencia de Alfa no fue casual ni mucho menos, dado que, según precisaron los matutinos vecinos, los investigadores paraguayos ya contaban con información previa de un posible envío de explosivos hacia el penal de Cereso en Encarnación, presidio que el mes pasado ya había sido allanado en el marco de una causa por extorsión y que en septiembre de 2019 fue noticia por una toma de rehenes llevada adelante por reos vinculados a la temida organización narcocriminal brasileña Primer Comando Capital (PCC).

Y las sospechas evidentemente terminaron siendo confirmadas, dado que en determinado momento Alfa reaccionó al olfatear un bolso.

La novedad fue informada a los medios por el comisario Nimio Cardozo, jefe Antisecuestro, quien detalló que la dinamita en gel estaba dispuesta en 12 cartuchos de un kilogramo y medio cada uno.

Investigación

El mismo jefe policial explicó que este tipo de explosivos suelen ser utilizados en las canteras para la extracción de piedras e indicó que podrían tener una onda expansiva de un radio de entre 400 y 500 metros. “Es como que se camufla mejor en el transporte público. Estaba en un bolsón grande, es un paquete grande. Es peligrosa. Con un cortocircuito o con temperatura elevada (podría explotar)”, agregó, dando cuenta de la peligrosidad de la sustancia.

Respecto a la inteligencia previa, Cardozo añadió que “hace bastante tiempo estamos haciendo trabajo de inteligencia en Itapúa por secuestros y por incidentes en la penitenciaría. En estos días surgió que una de las organizaciones criminales tenía la intención de comprar dinamita en gel para cometer un hecho vandálico en la penitenciaría (…) Una de las hipótesis es que iba a la cárcel Cereso de Encarnación”.

La mala noticia, por su parte, es que el procedimiento culminó sin detenciones y hasta el momento no se pudo identificar a los responsables del bolso con los explosivos, aunque Cardozo explicó que “se está verificando el bus, la lista de pasajeros y el código que se coloca en los bolsones”.

Los investigadores estiman que los criminales pudieron haber tomado el ómnibus como pasajeros comunes pero se bajaron a mitad de camino.

El Territorio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *