Vinculan a un abogado obereño con la cocaína secuestrada en Entre Ríos

Un control de rutina, un conductor que estaciona y entrega la documentación solicitada, pero enseguida -al notar la presencia de un can detector de drogas- se da a la fuga dejando todos los papeles en poder de la Policía.

Así fue la secuencia que se registró el lunes por la noche en el puesto caminero Paso Cerrito, ubicado en el kilómetro 243 de la autovía de la ruta nacional 14, en el límite norte de la provincia de Entre Ríos con Corrientes, cuando el conductor de un Ford Focus, dominio JSB 766, escapó del control.

Minutos más tarde el citado vehículo fue hallado en el acceso a la localidad de Chajarí, Entre Ríos, con cinco paquetes conteniendo un total de 5,185 kilos de cocaína de máxima pureza, según el test de rigor. Dicho cargamento fue valuado en más de 20 millones de pesos.

En tanto, el conductor escapó del lugar y, al cierre de esta edición, continuaba prófugo.

El sujeto, según indica el DNI que portaba y entregó en el retén policial, fue identificado como Iván Orlando C. (38), con domicilio en la provincia de Neuquén.

Si bien desde la Policía de Entre Ríos precisaron que el sospechoso viajaba solo, no descartan que haya contado con un vehículo de apoyo para concretar la fuga a la altura de Chajarí, donde hallaron el Focus con el motor aún en marcha.

Asimismo, fuentes de la pesquisa confirmaron que el auto está registrado en Panambí a nombre de un conocido abogado obereño.

Incluso, según el monitoreo vial de la provincia de Misiones, en los últimos dos años el rodado acumuló cuatro multas tránsito impagas por un monto de 57.312 pesos.

Ante la consulta de El Territorio, desde la Unidad Regional II de Policía de Oberá indicaron que no tienen registro de una denuncia por robo del citado vehículo.

Nombre repetido

Tampoco es la primera vez que el nombre del profesional aparece en un expediente por drogas, al punto que el último domingo este matutino publicó detalles de otro hecho donde lo nombran como abogado de un distribuidor local de cocaína.

El letrado fue nombrado varias veces por el subcomisario Carlos Ariel L., desplazado jefe de la División Toxicomanía de la UR II por el escándalo de la desaparición de un kilo de cocaína de máxima pureza del depósito policial de Oberá.

El oficial es uno de los ocho imputados de la citada causa y el pasado 28 de octubre realizó una ampliación de declaración indagatoria ante el juez Federal de Oberá, Alejandro Gallandat Luzuriaga.

En ese contexto, Carlos Ariel L. reconoció su vínculo con Gabi M., conocido distribuidor de droga, al punto que declaró que ambos se reunieron en el estudio de un abogado.

“Él (Gabi M.) quería aportar datos sobre una causa judicial de la justicia ordinaria, causa en la cual yo estaba colaborando con la Brigada de Investigaciones. Dicha reunión se hizo en el estudio de su abogado, el doctor K”, citó el ex titular de Toxicomanía.

Y agregó: “En otra oportunidad el doctor K. me había dicho para volver a tener otra reunión, pero como ya en la base un personal se dedicaba a hablar a mis espaldas sobre estas cuestiones, yo le dije al doctor K. que no tengo ningún problema en atenderlo o recibir información de parte de él, pero que lo recibiría en mi base como a cualquier otro ciudadano”.

Como contrapartida, los subalternos apuntaron datos que avalarían sus sospechas sobre la presunta complicidad del oficial en los negocios del citado distribuidor.

Por ello, en la indagatoria el juez Gallandat Luzuriaga tomó la palabra y le preguntó por qué sabiendo que Gabi M. estaba investigado por posible narcomenudeo se reunió con él en la oficina del abogado.

En ese punto, el subcomisario dijo: “El doctor K. se acercó justamente para decirme que el señor M. quería aportar datos de una causa que no era federal. Le dije que las puertas de mi oficina estaban abiertas. Pero él me dijo que no quería reunirse en mi división para quedar como supuesto informante ante mis subalternos”.

Máxima pureza

Con relación al operativo del último lunes que permitió dar con 5,185 kilos de cocaína de máxima pureza, el comisario Mario Rivero, subdirector de la División de Prevención y Seguridad Vial de la Policía provincial, confirmó que trabajan de manera coordinada con la Policía de Misiones para dar con los posibles antecedentes del conductor del auto.

En declaraciones a medios entrerrianos, el funcionario explicó que la detección de la droga fue posible a “un operativo integral en todos los puntos limítrofes de la provincia, donde se realizan distintos tipos de controles y uno de ellos es el del tráfico de estupefacientes para lo cual se cuenta con canes y personal entrenado para la búsqueda de los mismos”.

Sobre el hecho del último lunes, detalló que el puesto caminero Paso Cerrito se halla sobre una vía de mucho tránsito, ocasión en la que se interceptó el paso de un Ford Focus. “Al pedirle la documentación de estilo al conductor, el funcionario sospechó que había alguna anormalidad en el vehículo y pidió que se pase el can, pero cuando se acercan el conductor se da a la fuga dejando la documentación en manos del funcionario policial. Se fugó hasta el ingreso a la localidad de Chajarí, donde dejó abandonado el vehículo en marcha y la persona logró escaparse en la oscuridad de la noche”, precisó.

Luego se trasladó hasta el lugar a una perra de nombre Jana, una labradora entrenada para detectar drogas, la que marcó la presencia de estupefacientes en el auto.

Con autorización del Juzgado Federal de Concepción del Uruguay, la División Toxicología de la Departamental Federación efectuó la requisa del vehículo y localizó la cocaína.

En tanto, la identificación del conductor fue posible porque antes de fugarse entregó sus documentos en el control.

El Territorio

Por: Daniel Villamea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *