Implicado en muerte de padre e hijo iba al volante alcoholizado

Lo que hasta el momento eran suposiciones de los familiares de las víctimas y circunstanciales testigos, se terminó de confirmar en las últimas horas.

El empleado judicial posadeño que al mando de un Chevrolet Agile protagonizó el choque fatal sobre la ruta provincial 4 en la localidad de Bonpland, el pasado domingo 1 de noviembre y en el que murieron Francisco Ramón Tachile (31) y su hijo Gonzalo (10), estaba alcoholizado al momento del siniestro.

El implicado es un hombre identificado como Luis Ramón O. y la pericia realizada sobre la muestra de sangre que le extrajeron horas después del encontronazo mortal detectó que manejaba con 0,62 gramos de alcohol por litro de sangre, es decir, por encima del límite de tolerancia máximo establecido en la Ley Nacional de Tránsito.

El informe resultante del análisis toxicológico hecho por los peritos científicos de la Policía de Misiones fue remitido a la titular del Juzgado de Instrucción Cinco de la localidad de Leandro N. Alem, Selva Raquel Zuetta, en poder de quien recaen las actuaciones.

En ese contexto, fuentes ligadas a la causa también indicaron que la confirmación del estado del automovilista podría significar un agravante en la imputación, que en principio sería por doble homicidio culposo en accidente de tránsito.

El acusado sería citado a declarar una vez que se completen los informes planimétricos realizados en el punto de impacto, que echaría luz sobre la mecánica del choque.

Los circunstanciales testigos, en tanto, aseguran que el automóvil se cruzó de carril y atropelló de frente la motocicleta de 110 cilindradas, pero sobre eso únicamente las pericias darán el rigor científico necesario.

Para las correspondientes pericias la Justicia había ordenado también secuestrar los vehículos involucrados luego del siniestro.

Confiar en la Justicia

El abuelo de Gonzalo y suegro de Francisco, Juan Ramón Pedrozo, en un breve contacto con El Territorio, expresó ayer que la familia “aún está procesando” la inesperada muerte de su nieto y el padre de éste, de quien opinó “era una excelente persona”.

Con el dolor a cuestas y desde su trabajo en la provincia de Corrientes, el hombre aseguró que cree “en la Justicia” y junto a su familia espera los pasos procesales, aunque reclamó que “el  hombre que atropelló y mató está en la casa, como si nunca pasó nada. Me gustaría que esté preso”.

“Tenemos la esperanza de que se haga justicia y se esclarezca. Es lo único que podemos pedir ahora”, dijo y no se olvidó de agradecer “a todas las personas que esa noche pararon para ayudarlos”.

La familia, en tanto, cuenta con la asesoría de una abogada de Posadas.

Los circunstanciales testigos que hablaron con este matutino hace pocos días, estarían de acuerdo en aportar sus testimonios e incluso algunos videos en los que quedaría en evidencia una supuesta actitud displicente del empleado judicial posterior al choque que protagonizó.

El Territorio

Por: Cristian Valdez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *