San Pedro: vecinos indignados por explosiones con escapes libres, piden controles

En San Pedro, sentirse aturdido por los molestos ruidos que ocasionan algunos jóvenes al realizar explosiones con los caños de escape libres de las motocicletas, es casi normal en algunas horas del día. Esto se da tanto en las avenidas principales como en los barrios, pese al reclamo reiterado de los vecinos, el inconveniente continúa y en este caso ocasionó un disturbio el fin de semana en barrio Cristo Resucitado donde los moradores decidieron intervenir por sus medios.

La problemática es de vieja data y no solo preocupa el uso de caño de escape libre, sino las maniobras peligrosas y la alta velocidad con la que circulan estos motociclistas, muchas veces sin cosco. En esta oportunidad, fueron vecinos del barrio Cristo Resucitado de San Pedro, quienes manifestaron malestar e indignación ante un hecho ocurrido el domingo último donde la práctica de las ensordecedoras explosiones terminó en enfrentamiento entre los vecinos y motociclistas.

El inconveniente se registró el domingo último entre las dos y cinco treinta horas de la madrugada, cuando un grupo de jóvenes molestaba a los vecinos con explosiones sobre calle Fray Mamerto Esquiú, sin poder descansar, los vecinos llamaron en reiteradas oportunidades a la policía a fin de que pudieran dispersar a los jóvenes del lugar.

Al no obtener respuestas por parte de la fuerza de seguridad, primero los vecinos salieron a la calle y de forma gentil solicitaron a los jóvenes que por favor se alejaron de esa calle, al parecer habrían comprendido y se alejaron, sin embargo, fue para volver a fin de provocar mayores ruidos y disturbios. “Cunado volvieron, fue peor, volvieron más motos y esto generó enorme bronca, comenzaron a tirar piedras, un chico se cayó de la moto, tenían machetes y arma blanca, agredieron a dos de los vecinos, estaban descontrolados y la policía no se acercó”, indicó en diálogo con El Territorio, Daniela Giménez, una de las vecinas.

Las dos personas que fueron golpeadas, Carla y Braian, fueron ese mismo momento hasta la Comisaría, a exponer lo ocurrido, sin mayores respuestas regresaron a sus casas pero al sentir mucho dolor fueron hasta el hospital, donde fueron revisados por el médico de turno quien solicitó la presencia policial. “A mi marido le hirieron con un arma blanca y le dieron un botellazo en la cabeza a mí me golpearon en la parte del abdomen. En la Comisaría el oficial nos dijo que volviéramos a nuestra casa y comencé a sentir dolor, fuimos al hospital por nuestros medios y el doctor que nos atendió llamó a un oficial, nosotros no vimos que la policía haya ido al barrio en ningún momento ese día”, señaló Carla Damas.

Los vecinos realizarán una nota, acompañada de firmas y la elevarán ante el jefe de la Comisaría Seccional Primera de San Pedro a fin de manifestar la indignación por las fallas en el accionar policial y solicitar mayores controles. «No puede ser que este tipo de inconvenientes quite la tranquilidad de todo un barrio, somos muchos los que ese día no descansamos abrumados por este tema, necesitamos respuestas», remarcó por su parte Carlos Fariña.

Desde la Comisaría Seccional Primera, al ser consultados sobre el hecho, el relato se contradice al de los vecinos. Entre las medidas tomadas se presentó un sumario ante el Juzgado de Paz para que intervengan en el caso.

El Territorio

Foto Carina Martínez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *