Docentes del BOP 117 de Iguazú aislados por contacto con un caso COVID-19

Una de las profesoras fue notificada del aislamiento al verse hace una semana con un paciente confirmado. Al establecimiento concurren integrantes de la comunidad mbya guaraní Yryapú.

Desde la comunidad educativa del BOP 117 donde asisten jóvenes y adultos de la comunidad mbya guaraní Yryapú, explicaron que de manera preventiva esta semana no regresarán las actividades presenciales en los últimos años de la secundaria. Esta medida se tomó luego de conocerse que una de las docentes recibió una notificación de contacto estrecho de un paciente positivo de COVID-19 en Puerto Iguazú.

En diálogo con PRIMERA EDICIÓN la directora de esta institución, Marcela Molina, explicó que “tenemos una de las profesoras que tuvo un contacto directo con uno de los infectados de COVID de la ciudad. Por tanto, justo ahora que tenemos que volver no queremos que alguien se infecte, porque además que en Iguazú el virus está circulando”.

Esta decisión se tomó luego de que “la docente nos mandó la comunicación que tuvo desde el Hospital SAMIC. Como responsable de la institución no vamos a arriesgarnos, así que no volveremos este miércoles pero la próxima semana sí. Esperaremos que cumpla con los días de aislamiento durante esta semana. Hasta el momento esta persona no tuvo síntomas y ya pasaron siete días de su contacto. Si todo sale bien la próxima semana podremos volver a la escuela a continuar con las actividades, porque ya estábamos yendo para acercar tareas a los chicos, las clases de apoyo”, añadió.

Respecto a la comunidad educativa del BOP 117, Molina detalló que “tenemos la modalidad para jóvenes y adultos y el ciclo básico secundario. Son 87 los alumnos pero priorizamos ahora las actividades para los 14 estudiantes que están por egresar de los últimos años. Además, de acuerdo a la resolución tampoco se puede obligar al alumno a asistir ni tampoco a los docentes que tienen alguna patología. En Iguazú son 25 los docentes que dependen de la institución y después están en Andresito otros 14 profesores”.

En cuanto al riesgo de contagio en las aldeas mbya, precisó que “en la comunidad ya pasamos una pandemia de dengue y ellos nunca tuvieron un caso. Ahora con el COVID-19 creemos que no habrá casos o serán al menos asintomáticos por su cultura, alimentación, cosmovisión y su forma de vida”.

Primera Edición

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *