Lo acusaron de abuso y le prendieron fuego la casa: «Me quedé sin nada por un malentendido»

Guillermo Chandía, el vecino denunciado de presunto ultraje en perjuicio de una menor, dio su versión ante Telefe Noticias Bahía Blanca y se defendió de las acusaciones en su contra.

Guillermo Chandía, el vecino de Loma Paraguaya que lo detuvieron y le incendiaron la casa tras ser acusado por presunto abuso sexual de una menor, se defendió ante los micrófonos de Telefe Noticias Bahía Blanca y dio su versión de los hechos ocurridos el último domingo.

El hombre que evitó dar su rostro por el carácter sensible de la causa, sostuvo que se quedó «sin nada por un malentendido».

«Me acusaron en un medio de manosear, de abuso. Son calumnias porque en realidad como fue el tema, es que yo fui el pavote porque me metí en problemas de pareja. Estaba compartiendo con el marido de esa familia, en la casa, hasta que por ahí llegó ella (por la mamá de la menor) con los chicos, y no llegó bastante bien. El marido se enojó y le dijo ‘mirá como venís’ y se agarraron a los golpes como perro y gato», describió.

Chandía mencionó que en medio de la gresca familiar, agarró a los nenes «porque gritaban» y procuró «sacarlos de ese conflicto para llevarlos a la vereda».

«En ningún momento fue mala mi intención. Los agarré porque estaban sufriendo y no quería que vieran esa pelea. Se malinterpretó porque ella dice que la nena le contó. Estaba la tía ahí y le pedí que tratara de tranquilizarlos porque eran sus sobrinos», aclaró.

En ese momento, el acusado señaló que se retiró «para su rancho» que está ubicado a pocos metros de esta vivienda.

«A la media hora cayó ella, el marido, el cuñado y me agarraron a piedrazos el precario hogar que tenía. Me rompieron los vidrios, me pegaron un botellazo en la cabeza. Y le pedí que me dijeran en qué momento le falté el respeto a los hijos, si ellos otras veces habían estado compartiendo conmigo en mi casa», detalló.

En tal sentido, Chandía reiteró que no tuvo «intención de nada» y que los padres de la menor «interpretaron mal».

«Yo quiero aclarar esto porque me llevaron detenido, me prendieron fuego la casa. Estoy en situación de calle y me quedé con lo puesto», acotó.

El denunciado consideró «que los tendría que haber dejado que se maten», y al mismo tiempo subrayó que «los chicos no tienen la culpa» de lo sucedido.

También añadió que los vecinos del barrio saben que los progenitores de los niños «se agarran a los puñetazos dos por tres».

Luego del siniestro en la humilde propiedad de Undiano al 2.200, Chandía manifestó que «lo poco que queda se lo están robando». En este marco, la justicia le impuso una restricción perimetral «por tres meses».

«Fui a la Comisaría y dije como habían sido las cosas. Encima que me están robando las cosas, ¿ahora también me van a usurpar el terreno?», exclamó.

Y concluyó: «La gente que me conoce sabe que soy padre, soy tío. He criado hijos que no son míos. (…). Quiero que se aclaren las cosas porque no se puede vivir así».

telefenoticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *