Camarógrafo obereño, preso por violencia de género

El hecho se habría registrado el sábado en una chacra de Panambí. La víctima fue agredida y amenazada de muerte. El sospechoso posee antecedentes.

Una docente de 29 años denunció por violencia de género a su pareja, un conocido camarógrafo de la ciudad de Oberá, quien fue detenido y permanece alojado en una dependencia de la Unidad Regional II por disposición del Juzgado de Instrucción Uno.

Si bien el hecho que se investiga se habría registrado el último sábado en una chacra del municipio de Panambí, el sospechoso fue detenido recién el martes.

Se trata de Elmar W. (52), camarógrafo sobre quien pesan antecedentes por delitos similares en perjuicio de anteriores ex parejas, según confirmaron fuentes del caso.
Con relación al suceso que derivó en su captura, trascendió que la denuncia fue radicada en la Comisaría de la Mujer por la damnificada, quien detalló el infierno que habría padecido a manos del hombre con el que convivía.

Incluso, indicó que un hijo del acusado habría intercedido para evitar un daño mayor al ocasionado, ya que se hallaba con ellos pasando el fin de semana.

Según su relato, desde hacía alrededor de dos años convivía con el camarógrafo en Oberá, mientras que los fines de semana solían visitar la chacra que el mismo implicado posee en Panambí, sobre la costa del río Uruguay.

En ese contexto, el sábado la pareja comenzó a discutir y en un momento dado el individuo la habría agredido tomándola del cuello, al tiempo que la amenazó de muerte.

Un dato importante que ya consta en el expediente indica que el sospechoso posee armas de fuego, lo que hace aún más peligroso su accionar.

Corrió por su vida

En medio del forcejeo apareció el hijo del camarógrafo, quien no dudó en intervenir para socorrer a la mujer que se hallaba en clara disparidad de fuerzas.
Gracias al accionar del joven la víctima pudo sortear el ataque físico e intentó juntar su ropa y otras pertenencias para volver a Oberá, pero su pareja se lo impidió y le quitó las llaves del auto.

Pero no sólo eso, ya que enceguecido de furia habría tomado las cosas de la docente y las arrojó al fuego que estaba preparando para cocinar, tal como declaró en sede policial.

En consecuencia, la damnificada salió a pie en busca de ayuda, mientras que el hijo del implicado trataba de contenerlo. Al respecto, un vocero reconoció que de no haber estado el muchacho en el lugar tal vez el desenlace hubiera sido mucho peor.

Desesperada por la situación vivida, la mujer corrió hasta el domicilio de un vecino y pidió un teléfono para avisar a su madre, quien reside en Los Helechos.

Los nervios y la mala señal de la zona conspiraron contra una buena comunicación, por lo que la progenitora entendió que la agresión se había producido en el domicilio de Oberá.

Por ello, al llegar y encontrar todo cerrado se desesperó aún más. Más tarde su hija le explicó mejor la situación y acordaron un lugar para que la busquen de Panambí, ya que temía que su pareja esté merodeando por los caminos tras sus pasos.

Ya en Oberá, la víctima radicó la correspondiente denuncia ante la Comisaría de la Mujer.

Armas y antecedentes

Llamativamente y por razones que la Justicia deberá investigar, el sumario policial recién habría sido girado el martes al Juzgado de Instrucción Uno, cuando en casos de violencia de género se debe dar aviso de inmediato al juez de turno, según lo estipula la ley.

En tanto, el martes del juez de Instrucción Dos, Horacio Alarcón, a cargo por subrogación del Instrucción Uno, ordenó la detención de Elmar W.

Entre las medidas de prueba se ordenó el allanamiento de las propiedades del acusado en busca de armas. En este sentido, a pesar de la demora en la pesquisa los resultados fueron positivos y pudieron dar con las mismas, según confirmaron ayer voceros.

Con estos elementos, la gravedad de la imputación complicaría la situación del camarógrafo. Tampoco se puede soslayar que posee antecedentes por lesiones, amenazas y violencia de género contra anteriores ex parejas y hasta familiares de estas.

Por ejemplo, el año pasado una ex concubina con la cual tuvo una hija radicó una denuncia alertando que es una persona violenta y posee armas de fuego, por lo que teme por la integridad física de la menor.

El acusado también tiene pertenencia gremial y un cargo en el Sindicato Argentino de Televisión, Telecomunicaciones, Servicios Audiovisuales, Interactivos y de Datos (Satsaid).

Se prevé que entre mañana y el lunes sea trasladado al juzgado interviniente para la notificación de la denuncia en su contra, designación de defensor y declaración indagatoria.

El Territorio

Por: Daniel Villamea

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *