Polémica tras la clausura de un bar en la zona de El Brete

Casi 73.000 reproducciones tiene el video que compartió el reconocido chef misionero Iván Ortega en su cuenta oficial de Instagram en el que denuncia persecución y ensañamiento por parte de la Municipalidad de Posadas. El video fue publicado el sábado por la noche mientras le clausuraraban su local, Cabureí -que se encuentra en la costanera en la zona de la Bahía El Brete-, luego de una inspección. 

Según contó, en diálogo con El Territorio, esto se produjo después de dos meses de intimaciones y relató que invirtió mucho dinero de años de trabajo en el local con la colocación de hormigón armado, cableado, puso caños de gas, en síntesis, varias mejoras a las instalaciones municipales.

 

Tras la polémica, la Municipalidad de Posadas, por su parte, realizó su descargo respecto a lo ocurrido.

En líneas generales, plantearon desde el municipio, en un comunicado de prensa, que “el concesionario no cuenta con habilitación definitiva ni tampoco el permiso de expendio de bebidas alcohólicas. Hasta el presente trabajó con una habilitación provisoria”.

“Con relación a las actas de infracción emitidas, obedecen a irregularidades en el marco de la actividad del concesionario, a saber: por constatar actividad en horario no permitido, según el decreto N°921/2020; que regula las medidas de seguridad sanitaria en el marco de la pandemia (20 de julio); por no presentar documentación Habilitación Municipal y Registro de Expendio de Bebidas Alcohólicas (12 de septiembre); por constatar al momento de la inspección actividad de baile con servicio de discoteca en el local, sin tener habilitación para ello y en contravención al protocolo (26 de octubre); y por no presentar documentación Habilitación Municipal y Registro de Expendio de Bebidas Alcohólicas (31 de octubre)”.

Asimismo, desde la Municipalidad manifestaron “al día de la fecha, el concesionario no ha realizado pagos por el canon de explotación del espacio público otorgado, correspondiente a los períodos 2018, 2019 y 2020, por lo que el municipio lleva adelante los pasos administrativos para lograr el cumplimiento de las obligaciones derivadas del marco regulatorio vigente”.

“Los elementos expuestos evidencian que no existe ningún tipo de persecución personal o actuación irregular por parte del Estado Municipal, como denuncia públicamente el señor Ortega, en tanto hay constancia de que el municipio ha procedido de acuerdo al marco jurídico vigente, respetando los derechos de las partes y en defensa del interés público afectado”, asevera el parte.

La denuncia
“Reconociendo que yo había hecho muchísimas mejoras en esa área, el ex intendente Joaquín Losada me hizo el reconocimiento del no pago del canon municipal, es decir, del alquiler”, contó Iván Ortega.

Y agregó: “Hace unos meses el intendente actual, Leonardo Stelatto, cambia eso y me convierte en un deudor de 1.200.000 pesos al municipio. A partir de ahí no paran de llegar notificaciones y reclamos, y las inspecciones por la habilitación”.

Ortega relató además que acudió al municipio para apurar los trámites de la habilitación de su local, luego del vencimiento, pero que su expediente había sido cajoneado.

“La clausura fue el sábado y el viernes me presenté en la Municipalidad para que me den la habilitación y les pedí que me dejen por lo menos pagar el canon provisorio de expendio de alcohol; me dijeron que no, que eso ya no existe más y los que tienen expediente en trámite y abierto no pueden pagar ese canon y tampoco pueden trabajar”, manifestó respecto a la respuesta de los trabajadores del municipio.

Por su parte, los representantes del sector gastronómico sostuvieron a este medio que no están al tanto de lo acontecido en profundidad, pero buscarán conocer las versiones de ambas partes.

El malestar de Ortega se debe además a que se enteró por parte de empresarios y conocidos que el local del que tiene la concesión actualmente en realidad se le quiere otorgar a otra persona.

“Lo que quieren es que yo me canse y me vaya, que figure como deudor, como persona que no esté en regla con la habilitación”, denunció.

En ese sentido, aseguró que va a llegar hasta las últimas consecuencias y acudirá a la Justicia Federal si es necesario, aunque espera que el litigio se solucione antes.

“Tengo un perjuicio y una humillación muy grande. Todo es por haber sido un profesional de la gastronomía relativamente próspero que representó a los misioneros trabajando desde los 20 años e invirtió en Posadas, esa es la única responsabilidad que tengo”, cerró.

El Territorio

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *