Empresario gastronomico posadeño denuncia persecución: “Stelatto quiere este lugar”

“Estoy siendo víctima por parte de la Municipalidad de una brutal emboscada, porque el intendente de la ciudad de Posadas, Lalo Stelatto, quiere quedarse con este lugar”.

Así comienza un video difundido en las redes sociales en el que Iván Ortega, dueño del bar Cabureí, ubicado en la zona de El Brete, de la Costanera capitalina, realiza duras acusaciones hacia el Ejecutivo municipal, a cuyas autoridades señala por hacerle vivir un “calvario”.

El empresario, que fue víctima de un robo a principios de abril, contó que, “a partir de ahí, comenzó para mí un calvario, comenzó la persecución del municipio para quedarse con este lugar”, denunció.

Ortega sufrió la clausura de su local anoche por parte de inspectores municipales, “por no tener un papel que ellos mismos no me dan”, dijo en un video publicado en su cuenta de Instagram.

El gastronómico explicó que la “emboscada” que le tiende el municipio, con el intendente Leonardo “Lalo” Stelatto a la cabeza, consiste en no otorgarle la posibilidad de pagar por el canon de bebidas alcohólicas cuando tiene un expediente abierto por la renovación de su local.

Según Ortega, “cambiaron las reglas de juego”, ya que “antes, con el papel de la habilitación en trámite, se pagaba un canon de bebidas alcohólicas provisorio. Entonces, los comerciantes que teníamos un expediente abierto en la Municipalidad, podíamos trabajar igual. Ahora, hasta que no está habilitado, no te dejan pagar el canon de bebidas”.

La maniobra, de acuerdo al dueño del bar, consistió en modificar un decreto del gobierno anterior.

Asimismo, Ortega sostuvo que su expediente “está dando vueltas hace una semana”, y agregó que “lo que el municipio pretende es que el bar, los cocineros, los mozos, no trabajen”. De esta forma, acusó a la comuna de hacerle “una emboscada para quedarse con el trabajo de mi vida”.

“Yo no sé si el señor Stelatto o alguno de sus ministros tienen amigos que quieren este lugar, hay amigos del municipio que quieren este lugar”, aseguró el empresario, visiblemente enojado por la clausura que estaba sucediendo en ese momento.

En este sentido, se quejó de que lo clausuraron “con una multa altísima” por no tener el canon de bebidas alcóholicas y añadió: “Estoy siendo brutalmente perseguido por el municipio de Posadas, después de haberle dado mucho a la provincia como gastronómico, creando muchos puestos de trabajo, hoy la imagen es esta, es gente que se quiere quedar con el bar”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *