Clausuraron fiesta clandestina convocada por un agente policial

Ocurrió en la chacra 111 de Posadas y un sargento se presentó como el organizador. Un efectivo de la Residencia del Gobernador entre los invitados.

Efectivos del Comando Oeste de la Unidad Regional I intervinieron durante la noche del sábado en un evento clandestino o que no contaba con habilitación legal, en el que estaban tres integrantes de la Policía de Misiones, uno de ellos retirado y dos en actividad. El grupo de música que se preparaba para el show en vivo debió suspender la función.

do ocurrió entre las 22 del sábado y las primeras horas de ayer en un lugar que funciona como centro recreativo para jubilados o al menos antes de la pandemia esa era la actividad, ubicado en inmediaciones a la avenida Blas Parera dentro de la chacra 111 de la capital misionera.

Los policías llegaron al evento tras el alerta anónimo de una persona al sistema 911 y una vez en el sitio y al preguntar por el organizador de la fiesta, que contaba con 18 invitados, se presentó un sargento de la Policía de Misiones que presta servicio en la Dirección Motorizada.

“Es un asado con amigos nomás” habría expresado el uniformado pero sus camaradas le hicieron saber que no está permitido eventos de esa magnitud ya que contaría incluso con un show musical en vivo de un grupo local, en el marco de las medidas sanitarias vigentes por la pandemia del COVID-19.

Al identificar a cada uno de los asistentes a dicha celebración, se detectó a otro policía en actividad y se trata de un cabo de 38 años que presta servicio en la Residencia del Gobernador. También estaba presente un policía retirado. Ellos al igual que el resto de los presentes fueron notificados del incumplimiento del Decreto de Necesidad y Urgencia por disposición del Juzgado Federal en turno a través de la secretaría de la fiscalía.

Una vez cumplimentados los trámites de rigor, los uniformados actuantes resguardaron el lugar hasta que personal de la Municipalidad de Posadas procedió a la clausura del mismo con fajas de seguridad en los portones de acceso.

Seguidamente, los policías controlaron que cada uno de los invitados de la fiesta ilegal, personas de entre 26 y 60 años, tanto hombres como mujeres, se retiraron del lugar a sus respectivos domicilios.

Primera Edición

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *