Noche trágica: apuñaló a la pareja de su ex mujer mientras dormía

Un reguero de sangre desde la cama donde se perpetró el ataque hasta la sala de la humilde vivienda donde se desvaneció la víctima sintetizó la tragedia de Aparicio Fabián Duarte (26), agredido de una puñalada fatal mientras dormía, por lo que no tuvo ninguna posibilidad de defensa ante la agresión.

El hecho se registró en la madrugada de ayer en el barrio Oeste de Campo Viera y al cierre de esta edición la Policía continuaba tras los pasos del principal sospechoso, identificado como Cristian F. (23), alias Chita, ex pareja de quien era la actual concubina de Duarte.

Precisamente, el testimonio de Lorena Kindler (21) fue clave para identificar al presunto autor del crimen, ya que habría sido la única testigo presencial del sangriento suceso.

Según reconstruyeron los investigadores hasta el momento, alrededor de las 3.30 de ayer el sospechoso habría irrumpido en el domicilio tras violentar una ventana y se dirigió directamente a la habitación donde la víctima se hallaba durmiendo con su pareja.

El agresor actuó con absoluta premeditación y sangre fría contra Duarte, a quien le asestó una puñalada a la altura de la clavícula izquierda. La víctima reaccionó con un grito que despertó a la mujer, lo que posibilitó identificar al atacante que escapó de la escena por la misma ventana por la cual había ingresado.

Desesperada ante la profusa hemorragia que ahogaba la vida de su concubino, Kindler dio aviso a uno de sus hermanos, quien a su vez requirió asistencia de una ambulancia del hospital local, desde donde dieron aviso a la Policía.

Al arribar al domicilio y constatar la gravedad del cuadro se decidió que lo más viable sería trasladar al herido directamente al hospital Samic de Oberá, aunque el esfuerzo fue en vano y la víctima arribó sin vida al nosocomio.

“Bronca por celos”
Ayer, en diálogo con El Territorio, vecinos de barrio Oeste lamentaron las circunstancias del deceso de Duarte y alertaron sobre la inseguridad y la violencia que los aqueja a diario, una problemática que tendría estrecha relación con el consumo de alcohol y drogas.

Sobre el móvil del crimen, comentaron que la víctima y su pareja convivían desde hacía alrededor de un mes, luego de que la mujer terminara su relación con el ahora prófugo.

incluso, los dos hijos de Kindler -una nena de tres años y un bebé de seis meses- llevan el apellido del sospechoso.

En tal sentido, allegados a las partes mencionaron que Cristian F. nunca habría aceptado la ruptura con su ex pareja y hasta juró venganza.

“Ellos se separaron y él se fue a vivir a la casa de la mamá, también en barrio Oeste, mientras que la chica se mudó con su nueva pareja a otra casita. Por eso todos los días se cruzaban y parece que había pica, sobre todo del lado de Chita, que le tenía bronca por celos”, comentó un vecino.

El sospechoso se dedicaba a realizar changas y, desde su propio entorno reconocieron que tendría antecedentes por peleas y disturbios en la vía pública propiciados por el consumo de alcohol.

Ayer por la mañana, mediante una orden del juez de Instrucción Dos de Oberá, Horacio Alarcón, personal policial allanó el domicilio de la madre del implicado, aunque no fue hallado en el lugar ni dieron con mayores indicios de su paradero ni del arma utilizada en la comisión del delito.

El mismo magistrado dispuso el traslado del cadáver a la morgue judicial de Posadas para la correspondiente autopsia, tal como indica el procedimiento penal.

En tanto, personal de diferentes dependencias de la Unidad Regional II lleva adelante un intenso operativo para tratar de dar con el autor del hecho, lo que hasta anoche había resultado infructuoso.

Antecedentes de sangre
“No pasar. B. Oeste peligroso”, reza una pintada en el acceso a la popular barriada de Campo Viera, en inmediaciones al puente aéreo de ruta nacional 14.

Por ello, según los propios vecinos, el suceso de la víspera no hizo más que graficar la violencia que los azota a diario, al tiempo que reclamaron mayor presencia policial para prevenir delitos.

Asimismo, recordaron el brutal homicidio de Diego Adrián Genzler (22), quien el 20 de octubre del 2017 fue asesinado a piñas, patadas y machetazos por una patota del mismo barrio.

La víctima padecía ataques de epilepsia y residía con su abuela paterna en el Lote 5. Al momento del hecho regresaba de la casa de su novia, en el barrio Oeste, cuando fue interceptado por los agresores.

En las horas posteriores fueron detenidos Rolando M. (27), Agustín C. (18), Diego Ariel P. (20), Sebastián Alejandro R. (22) y Mateo Jesús F. (15).

Pero a mediados del 2018, tras ocho meses detenidos, el Juzgado de Instrucción Uno de Oberá ordenó la excarcelación de los cuatro mayores, mientras que el menor permanecía alojado en el Correccional y de Menores de Villa Lanús, Posadas.

Precisamente, los demás implicados sindicaron al adolescente como el autor de los machetazos que padeció Genzler.

“Eso es para los giles q hablan pabada…para todos esos gatos q tiraron mierda x mi x mi familia..haora estoy libre mierdas estava preso no muerto perras (sic)”, escribió Rolando M. en su perfil de Facebook, tras su liberación.

Por su parte, en la portada de su cuenta Diego Ariel P. colocó la fotografía de una pistola automática, lo que algunos vecinos consideraron un intento de intimidación

El Territorio

Por: Daniel Villamea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *