“Esperar que la situación hídrica en Misiones mejore rápidamente es casi una ilusión”

Perspectivas pesimistas del ingeniero Juan Borus, del Instituto Nacional del Agua (INA). La principal preocupación reside en las tomas de agua urbanas. Cataratas está rondando ahora los 400 metros cúbicos por segundo.

Hace aproximadamente cinco meses, el ingeniero Juan Borús, subgerente de Sistemas de Información y Alerta Hidrológica del Instituto Nacional del Agua (INA), había advertido en la en FM 89.3 Santa María de las Misiones “que estamos contando las últimas gotas en los ríos de Misiones”.

Ayer, en una nueva comunicación con la radio de PRIMERA EDICIÓN, lamentó que “nos volvemos a encontrar en una situación en la que tanto el Iguazú como el Alto Uruguay están de nuevo con valores bajísimos”.

Contó que el caudal en ambas cuencas “semanas atrás había mejorado un poco y la preocupación por las tomas urbanas había mermado, pero ahora las lluvias no favorecen y estamos teniendo por ejemplo caudales mínimos en Cataratas, de menos de 400 metros cúbicos por segundo, casi en el orden de la pésima situación de finales de abril y casi todo mayo. Recuerden que el ‘piso’ en el momento más crítico fue de 250 metros cúbicos por segundo, aproximadamente una octava parte del caudal normal”.

De acá hacia adelante, advirtió Borús, “la perspectiva es incierta, porque si uno ve las lluvias de la última semana, ha aumentado la actividad en toda la Cuenca del Plata, pero esas lluvias no favorecen a esta región (en referencia a Misiones), sí en parte a la alta cuenca del Paraná en Brasil, en algunas zonas que se supone que están empezando a mostrar señales de cambio, pero hay que ir siguiéndolo despacito”.

En ese marco, hoy se celebrará la reunión mensual entre el INA y el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) “y ahí seguramente se va a tener mejor idea de qué va a pasar de acá a fin de enero y vamos a saber si realmente estamos empezando a salir del túnel de esta sequía o no. Yo tengo mis dudas porque no hay señales claras de eso”, remarcó el ingeniero.

Es más: recordó que “a mediados de año el clima global estaba en una condición neutra, no llegaban señales de fenómenos como ‘El Niño’ o ‘La Niña’; pero ahora tenemos una perspectiva muy concreta de Niña”, lo que para la región repercute en forma de lluvias muy por debajo de lo normal, por lo cual “esperar que esto (la situación hídrica en la provincia) mejore rápidamente es casi una ilusión”.

“Realmente el panorama no es optimista”, insistió, aunque matizó que “tenemos sorpresas cada tanto: por ejemplo Formosa tuvo el último fin de semana unas lluvias mucho más abundantes que lo esperado y más concentradas. Este tipo de cosas pueden ocurrir, pero eso no va a cambiar el panorama general en la provincia: nos vamos acercando al verano y esta época en Misiones, sobre todo en el cordón central, es un tema a atender en lo que hace a la disponibilidad de agua y a la condición de sequía que puede llegar a agravarse”.

Primera Edición

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *