Condena de 120 años de cárcel para el líder de la secta sexual que marcaba a sus esclavas como ganado

Keith Raniere, sentenciado en Nueva York por tráfico de personas y explotación sexual, no se muestra arrepentido y sostiene que es inocente.

El líder de la secta que marcaba como ganado a sus esclavas sexuales pasará el resto de sus días en prisión.

Keith Raniere fundador de NXIVM (se pronuncia Nexium)  fue condenado este martes a 120 años de cárcel en un tribunal de Nueva York. Raniere, de 60 años, ya había sido declarado culpable en junio del año pasado de delitos que incluyen tráfico de personas, explotación sexual y posesión de pornografía infantil.

Vanguardia, como era conocido entre sus seguidores, sostuvo que era inocente hasta el momento en el que fue sentenciado y nunca se mostró arrepentido de sus crímenes.

La audiencia contra Raniere tuvo como protagonistas a sus víctimas. Más de una decena de mujeres respondió al llamado de la corte en Brooklyn para confrontar por última vez a su abusador: personas que fueron marcadas sin anestesia con un bolígrafo cauterizador, arruinadas económicamente y obligadas a participar en actos sexuales con el gurú contra su voluntad.

“Keith Raniere es una persona peligrosa, que ha usado a gente para hacer realidad sus propios deseos perversos en cada uno de sus negocios”, dijo India Oxenberg, víctima de la secta.

El juicio destapó una serie de atrocidades, como el abuso sexual de Camila, una adolescente mexicana, y el aislamiento de la hermana de la víctima, con quien también tuvo relaciones sexuales, en un cuarto durante dos años.

“La primera vez yo tenía 15 años y él, 45”, declaró la joven. “Aún tengo heridas que él dejó en mi cuerpo que nunca serán borradas, heridas que cargan con un inmenso dolor psicológico y emocional”, agregó.

“Por eso estoy aquí, para evitar que casi destruya a alguien más otra vez”. Su padre, aún convencido de las enseñanzas de NXIVM, testificó a favor de Raniere.

“Me robó casi 17 años de mi vida y mi trabajo”, afirmó Ivy Nevares, expareja mexicana de Raniere, en una declaración grabada para la corte. “Me mintió, abusó de mí, me explotó y me torturó”, aseguró.

“Parece ser que soy el demonio”, dijo Raniere en un podcast grabado desde la cárcel publicado esta semana.

“Soy inocente», insistió en sus primeras declaraciones públicas desde que fuera detenido en el balneario mexicano de Puerto Vallarta en marzo de 2018.

“Hay gente que me detesta por todo tipo de motivos, probablemente muchas de esas razones son válidas, [pero] la mayoría de las que yo he visto no lo son», aseguró el hombre.

Raniere ofrece una recompensa de 25.000 dólares para quien demuestre que fue juzgado injustamente y otros 30.000 dólares en “premios” para ensayos sobre su caso. “El juicio fue una farsa”, señaló Eduardo Asunsolo, uno de los pocos mexicanos que ha mantenido contacto con el gurú desde su arresto.

NXIVM se fundó en 1998 en Albany, la capital de Nueva York, y promocionaba cursos que costaban miles de dóalres para lograr la «superación personal».

La estafa piramidal permitió a Raniere exprimir a sus antiguos seguidores. Entre los más de 18.000 miembros de su comunidad destacan Allison Mack, actriz de Smallville;Clare Bronfman heredera del imperio licorero Seagram; Emiliano Salinas hijo del expresidente mexicano Carlos Salinas y cabeza de la franquicia en México hasta 2018, y Rosa Laura Junco, hija del dueño del periódico Reforma. “Eran quienes, probablemente, aportaban más dinero”, aseguró Oxenberg sobre los miembros mexicanos.

Tras las rejas y abandonado por la mayor parte de su séquito, la sentencia consuma la caída de Raniere, pero abre un largo camino entre posibles apelaciones, nuevas acusaciones contra sus cómplices y la incógnita de que el grupo siga activo bajo otros nombres, una sospecha que se extiende en la comunidad de desertores.

Fuente: Diario El País de España

TELEFE noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *