La demanda de madera sigue creciendo y se gana nuevos mercados en el exterior

El buen presente de la forestoindustria de la provincia continúa. Nuevos mercados, demanda persistente, mayor solicitud de nuevos trabajadores para las principales fábricas e inversión constante para maquinarias y herramientas forman parte del escenario actual.

Desde julio, el repunte en los pedidos por madera misionera tanto para el mercado interno como para el externo crece a pasos agigantados y termina por consolidar a una de las principales actividades de la región, cuya demanda para lo que resta del año está prácticamente cubierta.

Según afirman referentes del sector, hubo una mejora en el precio del metro cúbico de madera, de 200 dólares en promedio, aunque aún resulta bajo. Tanto China como Estados Unidos son los principales países interesados por la producción misionera. A esto se suma un nuevo mercado, impensado para muchos de ellos, como el centroamericano.

En lo que respecta al plano laboral, muchas de las firmas instaladas en Misiones trabajan hasta en tres turnos, en el afán de abastecer la demanda de machimbre, rollos y tableros, entre otros productos. En consonancia, cada vez son más los pedidos por personal para llevar, por ejemplo, tareas de control y supervisión; y también las solicitudes por líneas crediticias para la maquinización dentro de los aserraderos.

Los próximos meses serán claves. Al lanzamiento de las líneas crediticias insisten en la necesidad de ahondar en políticas habitacionales que incluyan a la madera en su estructura, en el plano provincial como nacional, como así también en establecer una grilla de precios de referencia.

Todo ello forma parte de los objetivos para lo que resta de este 2020, uno de los mejores años de la actividad.

Más demanda, precios y mercados
 

Un sector más dinámico y en crecimiento constante. Con esos términos el consultor de empresas forestoindustriales Ronald Vera resumió el presente de la actividad en la provincia.

“Mejoraron los precios de los productos de exportación de madera y la demanda se sostiene a grandes niveles, en valores fuera de lo común”, afirmó en diálogo con El Territorio.

En este sentido, explicó que los principales puntos de envío de la producción de la tierra colorada son China y Estados Unidos.

“Algunos industriales pueden elegir a quién vender el producto, cosa que antes no se podía hacer. Si a un empresario no le cierra el precio de compra que ofrecen, se tienen otras alternativas. Esto es algo impensado y que no ocurría”, mencionó en referencia al presente de la actividad.

Más adelante, añadió: “Hay nuevos mercados, como los países de Centroamérica, que no figuraban en el radar, que se suman a los ya clásicos como Estados Unidos y China. La demanda a estos países es sostenible y hay interés por el precio”.

Y dijo que “si bien ahora Estados Unidos puso un arancel a la madera, se pensaba que iba a generar una retracción del consumo, pero eso no ocurrió, no modificó la aguja de la demanda, que sigue y muy bien”.

En lo que respecta a los pedidos dentro del mercado interno, comentó que Córdoba y Buenos Aires son los más destacados. Machimbre, tirantería y tableros lideran las solicitudes en el país.

También detalló que el precio del rollo de madera de pino (Mill Run) está en 200 dólares. “Depende mucho de las calidades, porque la madera no se vende como un monoproducto, sino como un abanico según la dimensión, espesor, el tipo de madera. El promedio oscila entre 200 y 280 dólares. Hace dos meses, en general era de 20 dólares menos”, dijo.

Sin embargo, consideró que el bajo precio representa un problema. “Tarde o temprano tiene que cambiar y eso mostrará si la industria es competitiva”, recalcó.

Por su parte, Guillermo Fachinello, titular de la Asociación de Productores, Industriales y Comerciantes Forestales de Misiones y Norte de Corrientes (Apicofom), brindó su opinión sobre el presente de la actividad maderera en Misiones y manifestó: “Estamos trabajando muy bien, levantando la producción y acomodando los precios. Tenemos una gran demanda, pero hay un atraso en los precios, principalmente en lo que tiene que ver con el chip y raleo”.

No obstante, consideró fundamental la activación del puerto de Posadas, al plantear que hay desventajas con Brasil y Chile respecto a los envíos, que pese a ello van en crecimiento.

“La reactivación en manos de la Provincia del puerto va a poner aún más en marcha a la actividad y nos permitirá ser más competitivos con los precios”, aseveró.

Sobre los precios, afirmó que hubo una actualización en torno al 15 por ciento y que uno de los desafíos será definir valores de referencia para los diferentes tipos de maderas en el mercado internacional.

“El tema de los precios es dispar. Un trabajo y desafío que tenemos que hacer entre el Ministerio del Agro, Apicofom, Faima y los profesionales del sector es hacer una grilla de costos, principalmente en Misiones, por las diferentes tareas productivas que tenemos. El rollo, el metro cúbico se incrementó un 15 por ciento. Tiene que seguir aumentando, porque le asegurará una rentabilidad para que el productor no migre a otros tipos de producciones, como la yerba y la mandioca”, subrayó.

Por otra parte, contó que aguardan que los nuevos planes utilicen madera para la construcción de las estructuras. Eso será clave para la actividad, enfatizó. “Esperamos que se reactiven obras en Buenos Aires y en Santa Fe, que están paradas por la pandemia”, adujo Fachinello.

Y agregó: “La industria del mueble está en crecimiento y requerirá de una gran preparación de Misiones. La demanda tiene que persistir y mantenerse, luego de diez años en los que la actividad estuvo castigada en este sentido”.

El Territorio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *