Reclamo de Salud: siguen los acampes de autoconvocados durante el fin de semana

Un grupo acampa frente al Ministerio y otro de contratados continúa en el Parque de la Salud. La protesta cumple cuatro días. Se mantiene el diálogo con el Gobierno para seguir negociando.

Hoy se cumplen cuatro días desde que un numeroso grupo de contratados y autoconvocados del área de Salud instaló un acampe en el Ministerio y otro en el Parque de la Salud.

“Se trata de una gran familia que hace mucho estaba dormida y hoy se despertó. Pudimos lograr la unión de todos los trabajadores de la Salud para reclamar un derecho básico como lo es tener un salario que nos permita cubrir los gastos esenciales”, dijo  uno de los referentes de los autoconvocados del Parque de la Salud, Mauricio García.

Aseguraron que el acampe se sostendrá hasta obtener respuestas: “Adoptamos la asamblea permanente, con guardias mínimas para no abandonar a la gente”, dijo.

Respecto a los apostados en el Ministerio, uno de los voceros, Mario Sejas, aseguró que “había intenciones de juntarnos con el grupo de Agudos, hoy estuvimos con ellos pero por diferentes motivos se decidió seguir el acampe en el Ministerio”.

“Están buscando la manera de desgastarnos porque saben que la mayoría somos personas mayores. Hay jubilados que también vinieron a apoyarnos porque su sueldo también depende de esto. Algunos cobran $12.000, es imposible vivir con eso”, dijo Sejas

Debido a la falta de respuestas, Sejas adelantó que podrían elevar sus reclamos a medidas más extremas. “Realmente espero que no tengamos que llegar a ese punto”, adelantó. Cabe destacar que ayer una de las manifestantes que tiene hipertensión se descompensó en medio del acampe. La mujer se cayó al suelo y comenzó a convulsionar hasta que fue trasladada al hospital.

Efecto “policía”

En ese sentido, García también se refirió al acuerdo de la Policía que “nos tomó por sorpresa. Fue muy llamativo porque cuando a ellos le aumentaron $16.000 al básico, a los docentes y personal de la salud, nos propusieron $5.000”, dijo.

Agregó que “no queremos desmerecer el trabajo de los policías, los pilares de la sociedad son la seguridad, la educación y la salud. Pero la diferencia que hace el Gobierno entre unos y otros, molesta. Hoy en día, un policía que recién ingresa cobra $44.000. De entrada ya llega a cubrir la canasta básica. En cambio un enfermero, que empieza a trabajar, recibe sin contar adicionales $24.000 de bruto”.

Al respecto, mencionó que “esto acarrea muchos problemas porque la mayoría debe buscarse un trabajo extra en el sector privado, trabajando más horas, sin poder estar con su familia, durmiendo y comiendo mal, todo para intentar llegar a fin de mes”.

Primera Edición

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *