Posadas: Diego el hombre que rescató a la beba apuñalada y abandonada en Posadas, “La dejaron ahí porque querían que muera”

Diego Penayo, instructor de gimnasio y personal trainer, trotaba ayer a la tarde por los senderos de la Costanera Oeste y escuchó un ruido entre las piedras de la ribera del arroyo Mártires. Se acercó y dentro de una bolsa encontró a una beba que aún respiraba.

Desde allí la cargó la llevó hasta el Comando Radioeléctrico Zona Oeste. Eran las 17.30 y fue el primer paso para salvar la vida de la recién nacida.

Diego Penayo (31), profesor de deportes de combate y personal trainer, fue quien acercó a la pequeña hasta la División de Comando Radioeléctrico de la Zona Oeste cerca de las 17.40, cuando llovía en la capital provincial. Rápidamente los efectivos de la dependencia la atendieron y llevaron al Hospital Fernando Barreyro, donde primero la ingresaron.

 

Penayo relató con precisión como fueron esos momentos. “Salí a correr como todos los días y cuando iba cerca del puente de Villa Cabello escuché un ruido. Lo primero que pensé es que era un perro o un gato abandonado que lo embolsaron y lo tiraron cerca del agua”, empezó su relato el hombre.

Agregó que “No le miré más si era varoncito, nada, le vi del cuello para arriba, que tenía un sarpullido en el cuello y tenía la boca muy seca. Noté que no abría los ojos y por eso pensé que tenía uno o dos o tres cuatro días”, según le contó a El Territorio.

 

Beba apuñalada y abandonada

En ese instante comenzó a llover. Nadie circulaba cerca y decidió llevar a la beba a la sede policial. “Me acordé que ahí está el Comando y le llevé, caminando, trotando y corriendo, porque empezaba a lloviznar”, describió. Sobre la respuesta de la pequeña, expresó: “Vi que estaba respirando y llorando, pero cuando empecé a caminar dejó de llorar. El miedo que tenía era de llegar al Comando Radioeléctrico con un bebé muerto. Empecé a correr y empezó a llorar de vuelta, ahí me alivié”, continuó relatando.

 

Penayo sólo quiere que la pequeña “esté bien, que se salve y que no haya sido nada grave. Porque la verdad no imagino gente que haga eso, aparte estaba embolsada, todo”.

“Estaba descartada, no es que la dejaron en la vereda para ver que alguien la lleva. Lo que yo creo, desde mi punto vista, es que la tenían ahí para que muera. Aprovecharon que llovía y no había nadie en la calle y la dejaron porque pensaron que iba a morir o querían que muera. Iba a morir”, dijo.

MisionesOnline

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *