En 2019 nacieron en Misiones 4.194 bebés de niñas y adolescentes

En 2019 nacieron en la provincia 4.194 bebés de niñas y adolescentes de entre 10 y 19 años, la mayoría menores de edad. Si bien el número viene en descenso, 4.746 habían nacido en 2018, Misiones se ubica aún como una de las tres provincias del país donde el embarazo adolescente sigue siendo una dura realidad.

Aunque no se desglosó por edad, como años anteriores, nacieron más de 100 bebés de niñas que tienen entre 10 y 14 años. Este dato es el más preocupante, ya que son las gestaciones que están vinculadas directamente con una situación de abuso sexual, casi siempre en el seno familiar.

Son casos que generalmente son detectados tarde por las autoridades o no son denunciados por las familias y las menores no pueden acceder a la interrupción legal del embarazo (ILE).

El resto de los partos se dio en adolescentes de entre 15 y 19 años.

Los números estadísticos fueron presentados ayer en la Cámara de Diputados en el marco de la exposición del presupuesto 2021 por parte del área de Salud Pública.

Al presentar las estadísticas vitales ante los diputados, el ministro de Salud, Oscar Alarcón, se refirió al tema.

“Queremos que bajen más esos números y vamos a seguir trabajando para ello. Este no es sólo un trabajo de Salud Pública, sino que es de todos: de la familia, del hermano, del docente, del cura del barrio, del pastor”, señaló el titular de la cartera sanitaria provincial.

“Entre todos tenemos que trabajar para que ninguna de nuestras adolescentes coarte su vida porque tuvo un embarazo. Que el desarrollo que tenía pensado para su vida no se termine porque tiene que ocuparse de ese bebé recién nacido”, agregó Alarcón en su exposición

Y siguió: “El mundo no está preparado para tener a una adolescente embarazada, es un trabajo que tenemos que hacer entre todos para que los índices bajen”.

Además hizo hincapié en los embarazos ligados a situaciones de abuso sexual.

“Hay que apuntar al embarazo entre los 10 y 14 años, donde a las instituciones les cuesta llegar porque es un lugar intrafamiliar. Tenemos que apuntar a trabajar entre todos para disminuir esa tasa, que era de 2,8 en 2018 y ahora es de 2,5 en esa franja etaria”, indicó.

Programas asistenciales
En esa misma línea, el ministro de Salud Pública se refirió a los programas de salud sexual reproductiva que se implementan desde el Estado provincial para bajar esos indicadores.

Pero uno de los principales problemas en este contexto de pandemia fue que las escuelas están cerradas y costó llegar a los jóvenes.

“Hay varios programas y líneas de prevención y acción. Hay 83 asesorías en las escuelas y 13.057 adolescentes fueron asesorados en 2019. Este contexto no permite hacer asesoría físicamente y por eso se armaron otras líneas para llegar a los jóvenes a través de las redes sociales”, explicó Alarcón.

Comentó que bajo el Programa de Salud Sexual Reproductiva hay 38.685 mujeres. Un total de 15.341 tienen menos de 19 años y 23.344 son mujeres de más de 20 años.

Un dígito
Por otra parte, mostró ante los legisladores otros indicadores esenciales de la salud.

“Tenemos la tasa de mortalidad infantil por debajo de un dígito. En 1990 teníamos 32 por 1000, en ese tiempo hemos perdido una generación de misioneros, ya que se morían 32 niños por cada 1.000 nacidos vivos. Hoy la tasa de mortalidad infantil es de 9,06 y vamos a seguir trabajando para que baje más”, afirmó.

“La tasa de mortalidad neonatal, hasta los 28 días de nacido el bebé, es de 5,14 en Misiones y los mejores valores de Argentina están en 7 puntos. Y la posneonatal es de 3,93”, comparó Alarcón, dejando en claro que los números de la tierra colorada son mejores que la media nacional en este punto.

Atribuyó la mejora en los indicadores a la modernización de los centros de salud y a la regionalización de los partos.

“Está disminuyendo la cantidad de partos en lugares donde no corresponden. Hoy casi no tenemos nacimientos en lugares donde no son propicios, eso se llama Condiciones Obstétricas Neonatales y Esenciales (Cone). Es tener anestesista, quirófano, sangre segura, unidades de traslado, atención del recién nacido y la madre”, contó.

“En estos años se trabajó muchísimo en la regionalización, que el niño y la embarazada tengan iguales condiciones en el momento del parto. Por eso se regionalizan los nacimientos”, generalmente en hospitales de alta complejidad

como el Materno Neonatal, el Samic de Oberá o el Samic de Eldorado.

“Hoy solo el 2,09 de los bebés nacen en lugares sin Cone porque la madre llega con el trabajo de parto ya avanzado y no se los puede derivar a otra parte”, comentó.

Dijo que la tasa de natalidad bajó y es de 18,55 cuando en 2018 era de 20,28.

“No significa que hubo menos embarazos o menos natalidad, sino que hubo un gran trabajo de planificación familiar y de procreación responsable con asistencia del estado para que se puedan controlar los embarazos no deseados, seguramente nos falta, pero vamos por buen camino”, precisó.

Así comparó que en 2018 con 24.989 nacimientos la tasa fue de 20,28 y en 2019 hubo 23.173 nacimientos en 14.955 partos. De ese total, 15.111 (el 65,20%) de los bebés nació en instituciones de salud públicas de toda la provincia.

El Territorio
Por Esteban Bueseck

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *