“La meta es el Sudamericano, voy por la revancha”

Gastón Benítez (18) celebró la convocatoria a la Preselección Argentina U-20 y ya piensa en lo que viene. “El primer objetivo ahora es llegar a los 2,05 y luego, la clasificación a la cita continental”, sintetizó a EL DEPOR el obereño.

En plena pandemia, si es buena noticia, doble alegría. Y si se trata de una convocatoria a la celeste y blanca, ni hablar. El obereño Gastón Benítez (18) recibió la mejor confirmación en las últimas horas: formará parte de la Preselección Argentina U-20 de cara al Sudamericano 2021, que aún no tiene fecha ni sede.

“Llamé a mis entrenadores y me confirmaron lo de la convocatoria. Fue una noticia muy linda que sirve como motivación, para recargar energías”,

Benítez había arrancado este año con innumerables metas. En enero se mudó definitivamente al CeNARD, en Buenos Aires, tras obtener una beca. Sin embargo, el coronavirus hizo de las suyas y debió volverse a mediados de marzo. Los entrenamientos siguieron en casa.

“El objetivo ahora es buscar la clasificación al Sudamericano 2021. Todavía no se sabe dónde ni cuándo se hará. Para llegar a ese torneo, se van a hacer tres torneos acá y quien tenga la mejor marca, obtendrá la clasificación al Sudamericano”, explicó Gastón, quien hoy por hoy transita su primer año en U-20 con un registro de 2,02 metros.

Esa cifra lo mantiene segundo en el ranking nacional de la categoría. Pero hay una buena noticia: Tomás Ferrari (Metropolitana), cuyo récord es de 2.11, abandonará la divisional el próximo año. Entonces Gastón será el de mejor marca y, claro, el principal candidato al Sudamericano.
Claro que eso no es un aliciente para Benítez, que siempre va por más.

“Mi primera meta ahora es llegar a los 2.05 metros, que estoy bastante cerca”, asegura. Tres centímetros parecen poco, pero entonces el atleta explica: “Cuesta mucho subir un centímetro, es al menos un mes de entrenamiento. Depende mucho del esfuerzo y la dedicación que le pongas. Además, cuando estás en un nivel más alto, la brecha se achica y se hace más difícil subir”.

Respecto a la beca en el CeNARD, Benítez cree que todo continuará igual una vez que se reactiven los entrenamientos. “Ellos te exigen resultados en lo académico y en lo deportivo. Como no hay deportes, en lo académico estoy a full y me va bien”, sintetizó, respecto a la carrera de Profesorado de Educación Física, que estudia en Obras Sanitarias, en la misma cuadra del CeNARD y gracias a una beca.

or lo pronto, mientras espera, sigue con las prácticas en Oberá. Primero fue en casa y, tras el regreso de la disciplina, en el Ian Barney. “Primero fue en mi casa, después ya con el equipo de atletismo de acá y el profe Emanuel Czajkowski. Con ellos arrancamos en el club AEMO, en la cancha de fútbol, y después en el complejo”, agrega Gastón, quien reconoce que, más allá de la expectativa, trata de mantenerse calmo y no dar lugar a la ansiedad: “Creo que lo estoy tomando bastante bien, esperando que todo vuelva a la normalidad, pero con calma”.

Claro que, más allá de lo bueno que significa volver a convivir con la familia, estar en casa no es lo mismo que en el CeNARD. “Allá era de lunes a viernes doble turno, cada turno de dos o tres horas. Además, tenés nutricionistas y una dieta especial que se sigue a rajatabla. Acá me cuido mucho con las comidas, pero no es lo mismo”, explicó. Así son las exigencias de la alta competencia.

De una u otra manera, Gastón ya piensa en la clasificación al Sudamericano y en la meta de los 2,05 metros. “Ahora queda esperar que se habiliten las competencias nacionales y acceder a los evaluativos para poder clasificar”, agrega, tras lo cual reconoce que buscará llegar a la cita continental para tomarse revancha de 2018, cuando participó del Sudamericano U-18 en Cuenca, Ecuador.

“Allá me costó mucho el tema de la altura, la falta de oxígeno me jugó en contra. A medida que iba saltando, sentía el cansancio y terminé séptimo. No fue una marca, porque esperaba más, así que esto tendrá una suerte de sabor a revancha”, finalizó.

 

Tres misioneros con la celeste y blanca

Días atrás, la Confederación Argentina de Atletismo (CADA) confirmó la convocatoria a las distintas preselecciones nacionales para tres atletas misioneros.

La buena noticia llegó para Gastón Benítez, en la U-20, en salto en alto; para la eldoradense Valeria Baron, en 400 metros, en Mayores; y para la también altoparanaense Magalí Brizuela, en vallas, y particularmente para el equipo que se preparará para los Juegos Olímpicos de la Juventud Dakar 2026.

No obstante, otros dos nombres suenan en carpeta a la hora de ese último proyecto. Se trata del posadeño Lautaro Amarilla (jabalina) y de Eliana Rosa (San Pedro), especialista en 800 metros. Ambos son seguidos de cerca por los cuerpos técnicos nacionales.

Primera Edición

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *