Solange Musse, la historia de la joven que falleció sin poder ver a su papá

Solange Musse tenía 35 años y un cáncer de mama estadio 4. Llegó a Córdoba desde Neuquén en febrero de este año con la intención de que un tratamiento le diera esperanzas. Estuvo internada y, después, se instaló en una casa en Alta Gracia; allí probaría con otras terapias. Comenzó la pandemia y las restricciones de circulación en la Argentina se prolongaron. Su papá, que no la veía desde marzo, resolvió viajar porque la salud de la joven empeoraba. Nunca la pudo ver. Un test de Covid-19 positivo «sospechoso» determinó que lo hicieran regresar desde el sur cordobés. Un hisopado posterior le dio negativo. Su hija murió este viernes a la mañana sin verlo.

Musse viajó ahora a Córdoba. Verá el cuerpo de Solange en la morgue y después la cremarán. «No puede ser, no puedo entender por qué le sacaron el derecho a mi hija de ver a su padre y a él de verla. No entiendo el porqué. No lo puedo creer, no hay palabras para lo desalmado, lo inhumano que fue todo esto, sobrepasa. Una familia destrozada, una locura», dijo Beatriz, la madre de Solange, y fue publicado por La Nación.

La historia conmueve al país mientras la familia no tiene consuelo. «Estamos muy sentidos, lamentamos lo sucedido», señala Claudio Vignetta, funcionario cordobés e integrante del Centro de Operaciones de Emergencia (COE). Planteó que lo que se hizo fue cumplir el protocolo. Un escrito que pareciera impedir atender emergencias y situaciones límite. El padre de Solange les explicó a quienes estaban en el puesto sanitario para qué viajaba. Nadie lo escuchó.

Le ordenaron regresar a Neuquén. Musse estaba con su cuñada, Paola Oviedo, con discapacidad motriz. Ella tiene domicilio en Alta Gracia y su test de Covid-19 dio negativo. Pidieron que la alojaran en uno de los albergues que la Provincia tiene para cordobeses que deben hacer la cuarentena. Tampoco les aceptaron esa solicitud.

Ambos debieron cubrir nuevamente los 1000 kilómetros hasta la casa neuquina de Plottier. No pudieron parar a comprar comida ni ir al baño en estaciones de servicio. Ocho móviles policiales, que fueron tomando la posta a lo largo del camino, los escoltaron. «Los policías me decían que no me podía bajar ni en las estaciones de servicio a comprar comida. Tampoco para ir al baño. Hicimos nuestras necesidades en medio del camino. A nadie le importó nada. Tampoco que manejara 40 horas seguidas con el riesgo que eso implica y con una persona discapacitada arriba del auto», repasó Musse.

¿Nadie pensó que de la misma manera podrían haberlos escoltado hasta la casa en Alta Gracia, a 390 kilómetros? Musse señaló que en el puesto sanitario le explicaron que el positivo del test no «necesariamente» significaba que tuviera el virus, pero que con ese resultado no podía entrar a Córdoba. «Fue no a todo. Tuvieron un mal trato total, cómo no la van a dejar ni ir al baño, comprar comida o agua. Es algo que no tiene explicación; ni el operativo montado. Era más fácil hacerme el hisopado y listo».

Musse llegó a Huinca Renancó el domingo a las 6 de la mañana y al mediodía estaba volviendo a Neuquén. «Había hecho todos los trámites. El sábado me llamaron del COE de Alta Gracia, a quienes les pasé todos los datos, las rutas por donde iba y les aclaré que no había hecho el hisopado por el costo que tiene y porque al no tener síntomas el Estado no lo hace en Neuquén».

Una pesadilla

Solange, quien ya estaba muy mal, esperaba con ansiedad a su papá. Tenía asistencia de oxígeno por sus problemas para respirar y ayuda de enfermeros. Por su dificultad para hablar, aunque accedió a hacer un móvil con Canal 12 de Córdoba, les dio un escrito. «Siento tanta impotencia de que sean arrebatados los derechos de mi padre para verme y a mí para verlo. ¿Quién decide eso si queremos vernos? Acuérdense, hasta mi último suspiro tengo mis derechos, nadie va a arrebatar eso en mi persona».

«Lo único que necesito es que escuchen a mi familia. Las decisiones ante esta pandemia están en cuidarse, con todas las precauciones, y eso es lo que iba a pasar. Ansiaba ver a mi tía y a mi papá. Estoy muy triste por todo lo que le hicieron a los dos, los trataron muy mal, los maltrataron, hicieron lo que quisieron como si fueran delincuentes. Quiero estar con mi familia y que no sean maltratados por nadie», dice la carta que escribió Solange.

La madre de la joven cuenta que ninguna autoridad la llamó. «No se comunicaron de ningún lado, nadie se hacer cargo de nada. Es muy triste todo». Cuenta que su hija peleó durante 10 años con el cáncer hasta que se fue complicando. «Necesitaba que viniera su padre para acompañarla en la próxima quimioterapia, pero pasó todo esto y no pudo ser», agrega.

Un pedido desesperado
En la mañana del viernes, poco después de que le avisaran de la muerte de su hija, Musse habló. No podía parar de llorar. Recordó que en la noche del jueves habló por última vez con ella. «Ya estaba internada. Nos dimos las bendiciones».

«No puedo hablar. Perdón. No puedo más. Cuando la internaron, hablamos unos minutos», insistió y agregó: «Estos hijos de puta no me dejaron ver a mi hija. Conté todo para que no pasara más. Pero yo no me pude despedir».

Vignetta solo reiteró que a Musse se le hizo el test rápido «para intentar ayudarlo». Le dio positivo, lo que indicaba que posiblemente podía tener Covid-19. «Por lo tanto se le hizo retornar a su provincia. Si le permitíamos el ingreso poníamos en riesgo a la población de Alta Gracia», explicó el funcionario.

Solange, en su carta, alcanzó a pedir que lo que le tocó a ella no pasara más. «Espero que esto que le ha pasado a mi familia no le suceda a más nadie. ¿Hasta dónde llegan nuestros derechos? Quiero que se sepa todo esto por el dolor de la familia, no quiero que más nadie sufra por estas situaciones. Ni mi familia, ni ningún ser humano que está pasando por esta situación porque estoy segura de que no soy la única. Amo a mi familia y nadie va a hacer lo que quiera con ellos. Quiero que quede bien claro todo esto».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *