Posadas: Siete hermanitos quedaron solos, una de ellas tiene cáncer

Detuvieron a sus padres y fueron dejados en una casa sin comida, agua caliente ni abrigos. La paciente oncológica permanece internada en el Hospital Pediátrico.Nuevamente hay que visibilizar un hecho de abandono ya que siete hermanos, todos menores, fueron dejados a su suerte luego de que su madre haya sido detenida tras una denuncia anónima de abuso a una de sus hijas. Una de las niñas, de cuatro años de edad, padece cáncer.

A pesar de que los niños ahora estén con una de sus tías, pidieron ayuda para poder mantenerlos ya que ella no puede hacerse cargo de los siete hermanos. Los menores viven en el barrio Itambé Miní y desde que su padre está preso y su madre cumplía arresto domiciliario, los hermanitos se enfrentaban diariamente con una calidad de vida deplorable. Sin embargo, su situación empeoró aún más cuando, el 7 de agosto, tras una denuncia anónima por abuso a una de las niñas, se llevaron detenida a la mamá.

“Vino Gendarmería con una trabajadora social y sólo se llevaron a la madre y pidieron a los vecinos de en frente que vigilen a los niños”, contó la prima de los hermanos, Rosana Dasilvass.

Aseguran que fue sin avisar de la situación a ningún familiar, dejando a los hermanos solos en la casa. Pasó un día entero hasta que, Carina, una de sus tías los fue a visitar alertada de la situación por uno de los hermanos que le había contado por WhatsApp lo sucedido.

Al llegar, se encontró con la amarga sorpresa de que efectivamente los chicos estaban solos y la mamá de los menores, detenida. En una semana donde el frío azotó a la provincia, los niños estaban descalzos, con hambre y sin aseo.

“Pasó el sábado, domingo y lunes y nadie apareció”, sostuvo Carina y agregó que “yo me quedé en la casa con ellos, porque tenía que ayudarlos a lavarse, cocinarles algo… llamé a algunas líneas telefónicas pero me decían que vaya a hacer la denuncia a la policía, pero eso implicaba volver a dejarlos solos”.

 

Se comunicaron

Luego de muchos intentos, Carina logró comunicarse con algunos organismos estatales aunque “ninguno me dio soluciones concretas”, dijo.

“Les pedí que encuentren un lugar donde estén todos juntos momentáneamente porque yo vivo con mis hijos en un alquiler de dos ambientes y no puedo llevar a siete chicos más… les dije que me quedaba en la casa de los niños hasta el jueves que iba a llevar a la nena a quimioterapia. Lo único que trajeron fueron unas bolsas de mercadería y dos camas cuchetas que hasta ahora están sin armar porque no tienen ni los tornillos”, mencionó. Carina también pidió que “venga alguien que me ayude porque la casa donde estaban viviendo los chicos era inhabitable y yo no podía sola, pero sólo pasaron a dejarme cosas y se fueron”.

 

Situación actual

Hasta ahora, Carina sigue en el Pediátrico con la menor con cáncer ya que, luego de llevarla a su sesión de quimioterapia tuvieron que internarla porque comenzó a levantar fiebre.

“Le hicieron transfusiones de sangre y todavía seguimos acá, a cada rato la están revisando”, contó y agregó que “está mejorando de a poco pero no le pueden dar el alta todavía, además su estado de ánimo está muy decaído… ella necesita muchos mimos porque me pide por su mamá y no entiende mucho lo que está pasando”.

Mientras tanto, el resto de los niños quedó a cargo temporal de otra de sus tías hasta que encuentren un lugar donde los hermanitos puedan permanecer juntos.

Sin embargo, no recibe ningún tipo de ayuda estatal para mantener a los niños y no da a basto para cubrir todos los gatos.

Por ello, piden ayuda con elementos de aseo personal, alimento y abrigos ya que los chicos usan la misma ropa hace ya un tiempo. Para colaborar, pueden comunicarse a los números 3764 33-2110 o 11 5132-1033.

 

No conocían el agua caliente

Mónica, la otra tía de los menores, contó que “en un día usaron dos rollos de papel higiénico, se ve que les encanta usar mi baño porque van todo el tiempo. Ayer cuando se bañaron salieron felices y re sorprendidos porque el agua salía calentita, les pregunté si en su casa no tenían agua caliente y me dijeron que no, que era tan fría que sólo se lavaban las manos y la cara”.

También aprovecharon la oportunidad para agradecer a toda la gente que se solidarizó con el caso y les donaron ropa, alimentos y calzado.

Finalmente, adelantó que “al parecer van a acondicionar el lugar donde vivía uno de los hijos de la mujer detenida, con el objetivo de que todos los hermanos se vayan a vivir allí. Sin embargo, todavía no hay nada certero y los menores continúan al cuidado de Mónica, quien tuvo que poner en pausa su trabajo y cotidianeidad por sus sobrinos.

Primera Edición

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *