Australia: un surfista le pegó una piña a un tiburón blanco y le salvó la vida a su esposa

Mark Rapley, un surfista que disfrutaba de una tarde de olas y sol junto a su esposa, en Nueva Gales del Sur, Australia, vivió un momento aterrador cuando un tiburón blanco atacó a su mujer y le mordió la pierna. El hombre reaccionó y le dio «puñetazos» al enorme pez hasta que logró que la soltara.

 

La historia fue difundida por el noticiero australiano 9 News, y allí habló Rapley en primera persona para contar lo ocurrido: «Tu cuerpo simplemente reacciona. Cualquier que vea a mi compañera de vida, a la madre de su hijo, gritando en un mar de sangre, creo que reaccionaría. Yo salté de mi tabla y fui contra el tiburón».

El hecho ocurrió el sábado mientras ambos estaban surfeando en una playa de la ciudad de Port Macquarie. En este sentido, el jefe ejecutivo del Salvamento Acuático Deportivo Australiano, Steven Pearce, aseguró que Chantelle Doyle -de 35 años- se salvó gracias a la rápida reacción de su esposo.

 

Chantelle Doyle y Mark Rapley, una pareja que surfrió el ataque de un tiburón mientras surfeaban juntos
Chantelle Doyle y Mark Rapley, una pareja que surfrió el ataque de un tiburón mientras surfeaban juntos Crédito: 9 News

 

Ted Toohey, otro surfista que estaba cerca de ellos y fue testigo del ataque reveló que el animal medía alrededor de 3 metros de largo. «Empezó a golpear al tiburón porque no la soltaba. Le salvó la vida. Fue realmente increíble», agregó.

Rapley contó que en el momento de la pelea contra el gigantesco pez pensó cómo podía salvar a su mujer: «No sabía dónde golpearlo para alejarlo, y en el fervor de la situación se me ocurrió pegarle en los ojos, para que me perdiera de vista y soltara a mi esposa, porque su pierna estaba entre sus dientes».

 

El momento en que Chantelle Doyle fue trasladada por los paramédicos, tras ser salvada por su esposo del ataque de un tiburón blanco
El momento en que Chantelle Doyle fue trasladada por los paramédicos, tras ser salvada por su esposo del ataque de un tiburón blanco Crédito: 9 News

 

A pesar de que para muchos de los habitantes fue un «héroe«, el hombre asegura que no se siente cómodo con ese título, porque hubo otros dos hombres que lo ayudaron a llevar a su esposa hasta la orilla lo más rápido posible.

«Esos muchachos sí podemos decir que fueron héroes, porque no conocían a mi mujer, y también dieron la vida por ella», contó. Luego del traumático momento los paramédicos llevaron a la mujer a un hospital local con graves heridas en las piernas y después la trasladaron a otro centro médico para ser sometida a una cirugía reconstructiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *