Misiones: Empresas de transportes de media distancia piden volver a las rutas

A cinco meses de iniciada la cuarentena obligatoria en todo el país, los sectores van retomando las actividades en menor o mayor medida. Algunos debieron reconvertirse para continuar generando ingresos y otros trabajan a media máquina, pero intentando, por lo menos, no perder.

Sin embargo, uno de los sectores que no pudo volver y tampoco reconvertir el servicio, fue el de transporte de media distancia. Es que si bien, fue uno de los rubros que primero paró, incluso antes de decretarse el aislamiento social preventivo y obligatorio, aún no hay señales de una posible puesta en marcha.

La provincia aún mantiene la disposición fundamentada en la necesidad de que cada familia se quede en sus respectivos hogares, evitando la circulación masiva de personas de una localidad y la posible propagación de potenciales contagios por Covid-19, que muchas veces suelen ser de manera asintomática.

Este escenario preocupa en gran medida a los empresarios misioneros, quienes llevan ya cinco meses sin actividad y ven con incertidumbre el panorama actual. Indican que la demanda de viajes de una localidad a otra es existente, principalmente por temas de salud, e instan a un regreso cuanto antes para estabilizar la situación económica.

Sin reconversión
Carlos Martignoni es contador y socio gerente de la empresa martignoni e hijos. En diálogo con el programa Meta Data por Territorio TV sostuvo que todo lo que está pasando “era algo realmente impensado”, en referencia a la cantidad de tiempo que llevan detenidas las unidades.

“La empresa nunca paró a lo largo de las generaciones que venimos trabajando, pero dependemos del Estado de Misiones para reactivarnos porque hacemos transporte intercomunal”, dijo.

En ese marco, manifestó que el sector de media distancia “siempre estuvo relegado en cuanto a la parte de subsidios, porque antes recibíamos una parte por el precio del gasoil y eso desapareció en la última parte del gobierno anterior y el Estado provincial nos compensó con una ayuda para el combustible”.

“A diferencia del urbano, nosotros solamente tenemos esa ayuda, sin aportes nacionales. Por lo tanto, esos fondos que eran para combustible nos vimos obligados a utilizarlos para mantenimiento de la empresa, que es básicamente responsabilidad con nuestra gente, colaboradores y empleados”, puntualizó.

A esto se suma que es un sector que difícilmente pueda reconvertirse. Es que hubo otros casos, como el de restaurantes, que mientras no se podía atender al público, decidieron volcarse al delivery. No obstante, en el caso del transporte, no hay manera de cambiar la forma de prestar servicio mientras continúe la prohibición de circulación interurbana.

Alta demanda
Para Martignoni, la demanda sigue en alza, puesto que los mismos pasajeros le consultan por el regreso a las rutas. Expresó que por temas de salud o para hacer trámites –como los de Anses– la gente sigue viajando y muchas veces debe hacerlo a altos costos, pagando remises o combis.

De acuerdo a un artículo que El Territorio publicó días atrás, los vecinos contratan taxis y remises desde el interior de la provincia mayormente porque tienen que arribar a Posadas para hacerse tratamientos de salud e incluso embarazadas para dar a luz.

Según una de las empresas remiseras señaló que por ejemplo, un viaje entre Posadas y Eldorado puede valer 6.700 pesos con los peajes incluidos.

“Nosotros tenemos servicio Posadas, Iguazú, San Pedro como cabeceras y los pueblos que van uniendo. Así como se viene el panorama nacional e internacional, volver es incierto. Pero lo que vemos con nuestros pasajeros es que nos piden el servicio”, sentenció.

Al mismo tiempo, añadió: “En las provincias se tomaron medidas cautas y en general, por lo que se ve, el transporte de media distancia no se reanudó en ninguna provincia, y si se reanudó fue de forma parcial, con idas y vueltas Hay que tener en cuenta que además de constituir una empresa, cumplimos una función social: transportamos policías, discapacitados”.

En ese sentido, explicó que lo que se habilitó en muchos puntos del país, de acuerdo a los criterios provinciales, fueron algunos servicios urbanos metropolitanos y que unen municipios locales, similares al servicio que existe entre Posadas y Garupá, por ejemplo.

“Uno lee análisis que se han realizado sobre cómo vamos a volver, sobre la demanda, por ejemplo, y no sabemos decir qué va a pasar. Cuando se genere corriente de tráfico, se va a utilizar el transporte, Misiones no tiene otros medios, no tiene tren”, remarcó.

Sobre la disposición de protocolos, aseveró: “Creo que tenemos que tener una postura sincera en ese sentido, en lo que uno ver, con ciertas realidades. Vamos a cumplir con los protocolos, algunas cuestiones van a cambiar, se van a cambiar las costumbres, pero no va a cambiar la demanda. Puede haber bajas en las ciudades, porque no hay escuelas, por ejemplo, lo de turismo y hotelería, pero nos vamos a tener que adaptar”.

Insisten en rever los costos por el toque de andén

Mientras aguardan que se reactive el sistema de transporte interurbano, los empresarios presentaron a las autoridades provinciales una nota solicitando rever los precios de toque de andén en las comunas.

“Generalmente los municipios cobran un toque de andén a las empresas para que ingresen a las terminales y son bastante elevados. Entonces hicimos un pedido a las autoridades para que cuando empiece transporte, se piense en todo eso”, señaló el empresario de transporte Carlos Martignoni.

En el referido documento, remarcaron que el toque de andén tiene alta incidencia en los costos y, por consiguiente, en la determinación de la tarifa pública y la rentabilidad del servicio.

“Se trata de un costo erogable diario que impacta en la caja del día. Tenemos que tener en cuenta que, por ejemplo, en el corredor Posadas-Iguazú hay un numeroso grupo de localidades, de las cuales casi todas cobran”, especificaron.

El toque de andén es, en principio, administrado por las municipalidades o bien es otorgado a un operador privado concesionario. Sin embargo, generalmente el importe del toque de andén está determinado por las ordenanzas tributarias de los municipios que los van aprobando y actualizando.

Según explicaron en la misiva, algunos son importes fijos, mientras que en otros casos como en Puerto Iguazú y Posadas guardan una relación porcentual con respecto al precio del pasaje por cabecera o por determinado itinerario, y su valor está vinculado a la actualización de las tarifas.

Peajes
Los empresarios determinaron que casi todas las municipalidades aplican el toque de andén, salvo el caso de, por ejemplo, Puerto Libertad, “ya que ese municipio sabemos que prioriza que arriben pasajeros y no gravarlo”.

“Antes de la pandemia, la situación del transporte de pasajeros era delicada. Los toques de andén en conjunto representan cinco veces más que el peaje ida y vuelta. Por dar un ejemplo, en marzo de 2020 se pagaba en el corredor Posadas-Iguazú 430 pesos de peaje y 2.227 pesos de toque de andén”, explicaron.

“No estamos proponiendo privar a las municipalidades de esos ingresos, sino que por intermedio de la autoridades provinciales, homogeneizar o regular en cierto sentido el establecimiento de estos toques de andenes a los efectos de que sean módicos y de acuerdo a las nuevas realidades de todos”, concluyeron.

El Territorio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *